La generación millennial se trata del mayor grupo etario de la actualidad, 1.8 billones de consumidores, cuyos hábitos y visión de vida son muy diferentes a la generación X y a los baby boomers.

Esto representa todo un reto para las empresas al momento de querer retener al talento millennial, debido a que parte de esta generación prefieren más días de vacaciones o trabajas la mayor parte desde casa a cambio de otros beneficios que las empresas dan a los trabajadores.

Ante esto, la generación millennial le toma bastante importancia al salario emocional, que son a todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo es incentivar de forma positiva la imagen que tiene sobre su ambiente laboral e incrementar su productividad, comenta Rosalinda Ballesteros, directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad.

Puedes leer: El Capital Relacional dentro de las organizaciones y su impacto

Además, este tiene objetivo satisfacer las necesidades personales, familiares o profesionales que manifiesta, mejorando su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional.

Ballesteros considera que las empresas deben flexibilizar y ver la importancia del salario emocional como algo que pueden aportar a los nuevos esquemas de trabajo.

“Ahora se puede flexibilizar mediante el trabajo desde casa, dar más días de vacaciones. Los millennials buscan beneficios como intercambiar días de vacaciones, por otras prestaciones que da la empresa”, agrega.

Los millennials ya no tienen suficiente con el salario económico, por lo que necesitan ser recompensados con otro tipo de retribución que les ayude a conciliar la vida profesional y familiar. Las empresas que ofrecen a sus empleados un salario emocional son los lugares preferidos por las nuevas generaciones, de acuerdo con IMF Bussiness School.

Ante tal escenario, directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad da algunos consejos para las empresas sobre como retener al capital humano millennial:

  1. Tener claro la importancia de su trabajo, así como reconocer sus tareas.
  2. Darles un sentido de propósito.
  3. Hacer de los ambientes laborales más positivos y lleno de energía para que las personas quieran estar ahí, sobre todo en el manejo de las emociones.
  4. Reconocer los logros de los empleados en el día a día.