EFE.- El titular de la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, instó este jueves al Estado a garantizar la seguridad de la exfiscal Thelma Aldana y su núcleo familiar después de que se conociera que querían asesinarla.

El magistrado de conciencia, que recordó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó en 2016 medidas cautelares a Aldana y su familia, requirió al Estado de Guatemala “asegurar el cumplimiento” de esta orden y adoptar las medidas necesarias “para preservar la vida y la integridad” de la exfiscal y su núcleo.

Puedes leer: ¿Por qué hay líneas aéreas que prefieren no operar en Guatemala? (y qué podría cambiar)

Las mismas, continuó, deben de ser “concertadas con los beneficiarios y con sus representantes” y agregó que procederán a trasladar esta información a la Comisión para su conocimiento.

Hace unos días, el Ministerio Público dio a conocer que retiraba la seguridad a Aldana, que está en Estados Unidos, y a su núcleo familiar por entender que después de dejar el cargo estas medidas corresponden al Ministerio de Interior guatemalteco.

La semana pasada, el Distrito Sur de Nueva York, en Estados Unidos, reveló documentos que contienen la transcripción de la vista judicial celebrada el pasado 17 de julio, en la que se abordaba la petición de libertad bajo fianza al excandidato a la Presidencia Mario Estrada, preso en ese país desde el pasado mes de abril.

En estas conversaciones mantenidas por el político se planificaba el asesinato de Aldana y dos fiscales del Ministerio Público a quienes debía eliminar, y que según la exfiscal serían Juan Francisco Sandoval, de la Fiscalía Especial contra la Impunidad, y Óscar Shaad, de la Electoral y quien ya renunció a su cargo.

“El agente encubierto identificado como CS2 dice: Entonces no tenemos problema. Podemos hacer que desaparezca esta señora, Thelma”, señala el documento de la corte estadounidense, en el que consta que Estrada da una respuesta positiva a esta propuesta.

En concreto, se trata de una conversación mantenida el pasado 8 de febrero entre Estrada y los supuestos miembros del cartel de la droga mexicano, a quienes había pedido 12 millones de dólares para financiar su campaña electoral a cambio de facilitar el paso de drogas por el país.

Estrada fue arrestado el pasado 17 de abril en Miami, Florida, por las autoridades estadounidenses, quienes lo han acusado de conspirar para traficar cocaína, uso de fusiles y de haber contratado sicarios para asesinar a sus rivales políticos.

El político se encontraba en ese momento en compañía de Juan Pablo González Mayorga, quien era secretario adjunto del partido que postuló a Estrada a la Presidencia de Guatemala, la Unión del Cambio Nacional (UCN).

Aldana reaccionó la semana pasada a las revelaciones de los documentos judiciales en las redes sociales con una escueta declaración: “Mario Estrada está de rodillas ante la Justicia de Estados Unidos, yo estoy en el mismo país, libre, con la frente en alto!!!!”, exclamó.

Aldana finalmente no pudo aspirar a la Presidencia por unos procesos en la Justicia de su país por los que tiene dos órdenes de captura que ella ve como una persecución política en su contra.

Puedes leer: Guatemala fue menos hábil para negociar acuerdos con EE. UU.