Por Sergei Klebnikov

Si bien las estimaciones varían sobre el costo de detener el calentamiento global y reducir las emisiones netas de carbono a cero, un nuevo informe de los analistas de Morgan Stanley encuentra que para hacerlo en 2050 el mundo tendrá que gastar 50 billones de dólares (bdd) en cinco áreas clave de la tecnología de cero carbono.

Las energías renovables requerirán una inversión de 14 bdd y podrían generar alrededor del 80% de la energía mundial para 2050, un aumento frente al 37% actual. A medida que la energía solar se vuelva más asequible, se convertirá en la tecnología renovable de mayor crecimiento.

Los vehículos eléctricos serán más importantes que nunca en la apuesta por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles; se necesitarán 11 bdd para construir más fábricas y desarrollar las baterías y la infraestructura necesarias para un cambio generalizado a vehículos eléctricos, cuyo número total podría crecer a casi 950 millones para 2050.

La captura y el almacenamiento de carbono, que Morgan Stanley dice que es la única opción viable para reducir las emisiones de las plantas a carbón, es otra área clave y necesitaría casi 2.5 bdd de inversión.

El hidrógeno puede ayudar a proporcionar combustible limpio para energía, automóviles y otras industrias; requerirá casi 20 bdd de inversiones acumuladas para ayudar a producir el gas, aumentar la capacidad de las plantas de energía y administrar su almacenamiento.

Puedes leer: Nueva Zelanda aprueba una ley de cero emisiones de carbono cero para 2050

Los biocombustibles, como el etanol, serán clave para el transporte mundial futuro y eventualmente se extenderán a los aviones y otras formas de viaje, lo que requerirá 2.7 bdd para 2050.

Antecedentes clave: La investigación, informada por primera vez por Bloomberg, encontró que para reducir las emisiones netas de carbono a cero y cumplir con el objetivo del Acuerdo de París, el mundo tendría que eliminar 53,500 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono cada año, según los analistas de Morgan Stanley. Las emisiones de carbono de los combustibles fósiles alcanzaron un récord el año pasado, destacando la necesidad de actuar rápidamente sobre el cambio climático. Más allá de las consecuencias sociales y ambientales de no actuar sobre el cambio climático, ir más allá de un aumento de temperatura de 2 grados centígrados podría resultar en una pérdida de 10 bdd a 20 bdd del PIB mundial para 2100, predice la firma.

Grandes números: Morgan Stanley recomendó una canasta de acciones en cada área de tecnología (sin carbono) que podría beneficiarse del aumento del gasto en cambio climático:

Para las energías renovables, compañías como SunPower, General Electric y Huaneng Renewables son algunas de las mejores opciones del banco.

Dentro del espacio de vehículos eléctricos, Tesla es el “único juego puro”, aunque deberían ser seguidos por VW y Toyota a largo plazo, mientras que otras compañías como Panasonic y Albemarle se encuentran entre los principales actores en tecnología y suministro de litio.

En tecnología de captura y almacenamiento de carbono, Morgan Stanley destaca Bloom Energy, Exxon, Chevron y BP, entre otros.

Para el hidrógeno, las compañías que deben observar son Air Liquide, Siemens y Alstom.

En el ámbito de los biocombustibles, corporaciones como Neste, Sao Martinho, Shell y Valero Energy están bien posicionadas.