La tendencia positiva surge en un período en el cual el tema migratorio está en el ambiente político, sobre todo por las nuevas medidas que están adoptando las autoridades de Estados Unidos para frenar la migración, así como las deportaciones vía área y terrestre.

Con esta cifra, el país se mantiene dentro de los primeros lugares en la región Latinoamericana y lidera el crecimiento en Centroamérica en las transferencias.

Tendencia al alza

El ritmo en octubre está en sintonía con lo reflejado en este ejercicio, cuando el ingreso mensual superó la barrera de los 900 millones de dólares (mdd) y se comenzó a percibir desde mayo cuando se contabilizaron 974 mdd, atribuido en esa oportunidad al efecto del Día de la Madre; en julio por 947 mdd y en agosto por 980 mdd, según las cifras oficiales.

“Observamos que hay un crecimiento en el ingreso de divisas en octubre con 13% lo cual es positivo para la economía”, señaló Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala (Banguat) al dar a conocer este movimiento en la balanza de pagos.

Eso significa que, en promedio, en el último mes el ingreso promedio diario fue de 32 mdd, cuando en los anteriores meses era de 24 mdd.

Puedes leer: ¿En dónde están los mejores sueldos y puestos de trabajo en Centroamérica?

Recinos detalló que en los análisis realizados desde hace cinco meses se percibió “la curva de crecimiento”, lo cual beneficia a la economía por un incremento en el consumo de bienes y servicios, sobre todo en el área donde se concentran mayores cantidades y dinamiza la economía local.

Acisclo Valladares Urrulea, ministro de Economía, indicó que, al contar con este flujo de divisas, se activan varias actividades productivas, que a su vez mueven la producción nacional, por la vía de la demanda interna.

Según un estudio realizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 6.2 millones de personas se benefician directa e indirectamente de estos movimientos.

Crecimiento a dos dígitos

De enero a octubre de este año el monto acumulado de divisas por remesas supera los 8,747.6 mdd (unos Q67 mil 351 millones), con un exponencial aumento de 1,060.2 mdd más, en comparación con el mismo período del año pasado y eso significa un crecimiento del 13.8%.

Recinos reiteró que el movimiento nuevamente mostró una tendencia positiva a dos dígitos, luego que se experimentó en los primeros meses del año, una leve desaceleración.

El ingreso promedio mensual, es de 874.7 mdd, dinero que tiene como principal destino el consumo en los hogares.

El monto reportado en octubre (acumulado), supera todo lo recibido en el 2017 por 8,192 mdd.

Además, que se encuentra a un monto de diferencia de 540.2 mdd de alcanzar los contabilizado en el 2018, que fue de 9,287 mdd.

Los análisis de la banca central detallan que la cifra se podría superar en noviembre.

En la revisión de la política monetaria, proyecta que las remesas van a cerrar en unos 10,300 millones este año, siempre con un crecimiento de dos dígitos.

Con esta tendencia, el indicador, acumulará un crecimiento sostenido en los últimos cinco años.

Las remesas aportan un 11% del producto interno bruto.

El monto captado hasta octubre es superior a la recaudación de ingresos tributarios del 2018 que fue de Q61 mil 236 millones.

Causas

Al preguntarle a Recinos las causas que explican esta tendencia, manifestó que se debe al desempeño que mantiene la economía de los Estados Unidos, de donde proviene el 97% de las transferencias.

También, la mejora en los indicadores de empleo que motiva la contratación de más mano de obra, y el ruido por el tema migratorio por parte de las autoridades de ese país.

En este último punto, Jahir Dabroy, analista en temas migratorios de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), dijo que el incremento se debe a un efecto psicológico dentro de la población migrante.

Te puede interesar: 3 lecciones de Mario López para que una empresa sobreviva

El primero está relacionado a los operativos para deportaciones que las autoridades de Estados Unidos han realizado en los centros de trabajo, la insistencia de las redadas en algunos estados y los acuerdos en Honduras, El Salvador y Guatemala que impactan en los migrantes.

“Los migrantes están enviando lo que pueden a sus familiares por el temor a ser detenidos y deportados”, precisó Dabroy.

Advirtió que la tendencia que se marcó en octubre podría repetirse en noviembre y diciembre, por ser períodos en los cuales se envían más recursos por las fiestas de fin de año, así como el inicio del ciclo escolar.

“Aunque no tenemos la bola de cristal es muy seguro que se incrementen los envíos y así se mantendrá para los siguientes dos años”, puntualizó el analista de Asíes.

Fenómeno migratorio

Dabroy adelantó que Guatemala, podría estar dentro de los primeros lugares en la recepción de remesas en la región, tal como ocurrió el año pasado, cuando se posicionó en segundo lugar en cuanto al crecimiento.

El primer lugar fue Colombia, mientras que en tercer lugar fue Uruguay y México.

Explicó que los migrantes centroamericanos, pero sobre todo los guatemaltecos, son personas que están en promedio 10 años en los Estados Unidos, tal vez con otro núcleo familiar, pero siguen enviando dinero a sus familias, que es muy distinto al comportamiento de otras nacionalidades.

*En alianza con Prensa Libre