Por Michael Nuñez

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, y el CEO de Twitter, Jack Dorsey, rara vez parecen estar de acuerdo como líderes empresariales, y se materializa en la forma en que gobiernan sus respectivas redes. Por ejemplo, Zuckerberg construyó una red social empleando reglas estrictas sobre el uso de la identidad real, mientras que Dorsey y Twitter defendieron el anonimato.

Ahora los dos fundadores tecnológicos multimillonarios están en desacuerdo sobre cómo manejar la libertad de expresión y la publicidad política, defendiendo puntos de vista opuestos sobre un tema de Internet muy debatido.

Twitter anunció el miércoles su intención de abolir la publicidad política en su plataforma, diciendo que “el alcance del mensaje político debe ganarse, no comprarse”.

El anuncio en la cuenta de Twitter de Dorsey se produjo en la cúspide de la llamada programada de ganancias del tercer trimestre de Facebook y después de un mes de incansable campaña de Zuckerberg sobre el tema de la publicidad política y la libertad de expresión.

“No se trata de la libre expresión”, dijo Dorsey en una serie de tuits. “Se trata de pagar por el alcance. Y pagar para aumentar el alcance del discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura democrática de hoy puede no estar preparada para manejar. Vale la pena retroceder para abordar”.

Foto: Facebook de Mark Zuckerberg

Los comentarios de Dorsey apuntaban a cómo Zuckerberg ha defendido la política de anuncios políticos de Facebook, que permite a los políticos y candidatos hacer afirmaciones falsas en los anuncios. Zuckerberg ha posicionado a Facebook como una empresa basada en valores estadounidenses que defiende la libertad de expresión al permitir que cualquiera publique cualquiera de sus pensamientos, siempre que no amenacen con daños físicos.

Puedes leer: Facebook estrena logo para diferenciar la red social de sus otros servicios

“No creo que la mayoría de la gente quiera vivir en un mundo donde solo se pueden publicar cosas que las compañías tecnológicas consideran 100% verdaderas”, dijo Zuckerberg durante un discurso de la Universidad de Georgetown a principios de este mes.

Dorsey también agregó una comentario al hilo, y señaló que no sería creíble decir: “Estamos trabajando duro para evitar que las personas jueguen en nuestros sistemas para difundir información engañosa, pero si alguien nos paga para apuntar y forzar que la gente vea su anuncio político… bueno… ¡pueden decir lo que quieran!” Luego, agregó un guiño.

Las justas de la tarde se sumaron a una creciente disputa pública entre los dos magnates de Internet, ambos enfrentados a la presión para eliminar campañas masivas de desinformación en sus redes antes de las elecciones generales de 2020.

Durante una aparición en la Cumbre de Noticias de Twitter en la ciudad de Nueva York después del discurso de Georgetown de Zuckerberg, Dorsey dijo que el argumento de la libertad de expresión de Zuckerberg tenía “una gran brecha y falla en la sustancia que estaba cruzando”.

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, durante una conferencia en Sun Valley, Idaho. Foto: Reuters.

“Hay algo de historia revisionista en toda su narración”, dijo Dorsey sobre Zuckerberg. “Le quita la autenticidad y la veracidad de lo que estamos tratando de hacer”.

Cuando se le preguntó si se uniría al proyecto Libra de Facebook, Dorsey respondió simplemente: “Demonios, no”.

Pero Zuckerberg también ha disparado. El 1 de octubre, cuando The Verge publicó el audio filtrado de una reunión de la compañía de Facebook, Zuckerberg se burla de Twitter y sus esfuerzos para arreglar la salud de su red.

“Es por eso que Twitter no puede hacer un trabajo tan bueno como nosotros”, dijo Zuckerberg. “Quiero decir, ellos enfrentan, cualitativamente, los mismos tipos de problemas. Pero no pueden invertir. Nuestra inversión en seguridad es mayor que los ingresos totales de su empresa”.