EFE.- El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, dijo este viernes que recomendará la modificación de 20 artículos de los 96 aprobados por el Parlamento en el proceso de reforma constitucional, que ha generado agitación social y especial rechazo en el sector universitario que ha salido a protestar con saldo de casi un centenar de detenidos.

Cortizo presentó a la unicameral Asamblea Nacional (AN), de amplia mayoría oficialista, una propuesta de reforma constitucional de 40 artículos que fue redactada por el ente civil Concertación Nacional, que aglutina a 23 sectores del país, y que, sostuvo el presidente, se trata de un “documento base”.

Esta propuesta del Ejecutivo fue aprobada en una primera legislatura parlamentaria, de dos obligatorias, y durante los debates en el pleno se le sumaron nuevas iniciativas hasta llegar a 96 artículos.

Puedes leer: PIB de Panamá crecerá entre 3% y 3,5% en 2019: Moody’s

“De los 96 artículos aprobados por la Asamblea Nacional (…) hay 20 modificaciones, recomendaciones de ‘Nito’ Cortizo”, entre ellas que el Parlamento no podrá reformar el presupuesto nacional, tampoco nombrar un superfiscal para procesar a altos cargos ni cesar a ministro de Estado, solo censurarlos, explicó el presidente en una conferencia de prensa.

Cortizo dijo que estas modificaciones serán debatidas la próxima semana en un taller “ampliado” de la Concertación Nacional, como parte de una serie de reuniones nacionales que se extenderán hasta diciembre.

“Estamos mejorando (la propuesta de reforma) y eliminando una serie de artículos. En el caso particular mío, como ciudadano, como presidente, he presentado mis observaciones, que es lo que esperamos (que hagan) las diferentes universidad, gremios. Que digan qué les gusta y que no” en las reuniones con la Concertación, aseguró.

Al final, agregó Cortizo, “es el pueblo soberano el que decide si o no” acepta los cambios a la Constitución en un referendo, que el Ejecutivo espera que se celebre en el 2020.

“Tenemos dos vías: una es quedarnos con la actual Constitución, y otra es hacer el esfuerzo de mejorarla”, sostuvo el jefe del Estado.

El representante estudiantil Freddy Pitti, presente en la rueda de prensa junto con otros actores nacionales, tildó de “muy positivo eliminar los artículos que han generado polémica” e insistió en la necesidad de “continuar puliendo” la propuesta de reforma.

“Es importante que este proceso avance de manera transparente y participativa porque creo que aparte del contenido, lo que generó mucho descontento en los sectores de la juventud fue el mecanismo utilizado” durante las discusiones parlamentarias “que se percibe que fue a espalda del pueblo”, agregó.

La discusión de la reforma ha generado agitación en el país: hay grupos que rechazan la manera cómo el Parlamento ha alterado el paquete de reformas presentado por el Gobierno, otros que no aceptan cómo fue elaborada, y otros que reniegan del Legislativo y exigen que se instale una Asamblea Constituyente para que asuma la tarea.

El gobernante ha afirmado que su propuesta de reforma “no es perfecta”, pero es “la más práctica” pues sirve para “dar más balance a la institucionalidad” de Panamá, y sostenido que el “único y verdadero dueño” de las reformas es el “pueblo panameño”.

Las reformas constitucionales fueron aprobadas a finales de octubre en una primera legislatura, serán sometidas a unos debates en la que comenzará en enero próximo, y luego deberán ser llevadas a referendo popular.