El Acuerdo Gubernativo 189-2019, que prohíbe la utilización de plásticos de un solo uso, presente en productos como bolsas, pajillas, platos, vasos y recipientes para almacenar alimentos, pone en riesgo la exportación de artículos equivalentes a aproximadamente 49.4 millones de dólares (mdd), considera la Asociación de Exportadores de Guatemala (Agexport).

Alrededor de 25,000 personas trabajan de manera directa en la fabricación de este material en el país y 100,000 más tienen un empleo indirecto relacionado con esta actividad, por lo que estas plazas de trabajo podrían verse afectadas, asegura Mellany Díaz, coordinadora de la Comisión de Plásticos de la agrupación.

El pasado 20 de septiembre, el gobierno de Guatemala publicó en el Diario Oficial la prohibición con la finalidad de contribuir a la protección del medio ambiente, además de que la población y las industrias deben adaptarse a esta medida en un periodo de dos años.

El artículo 2 de este acuerdo señala que se deben sustituir los plásticos “en forma definitiva, por otros artículos o insumos elaborados con material compostable que cumpla con la normativa de la Unión Europea”.

Puedes leer: Prohíben venta de bebidas en botellas de plástico en Roatán, Honduras

Cita que el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales es el encargado de verificar, inspeccionar y monitorear el cumplimiento de esta normativa y que además deberá asesorar y capacitar a las personas individuales y jurídicas para que la acaten, así como de aplicar las sanciones correspondientes.

Los únicos elementos que estarán exentos de esta disposición serán aquellos para fines médicos o terapéuticos, al igual que los importados que estén sellados de fábrica con material plástico o poliestireno expandido.

“Tenemos una población dividida. Cierto hay muchas personas que están a favor de disminuir este tipo de materiales [popotes o bolsas], pero hay muchas más que también están en contra. Consideran que es una buena idea disminuir el uso del plástico, sin embargo, creen que el camino adecuado es la regularización de estos desechos por parte de los gobiernos locales”, explica Díaz.

Como respuesta a la ley, Alejandro Giammattei presidente electo de Guatemala, anunció que el 14 de enero, cuando tome posesión del cargo, derogará el acuerdo que prohíbe usar y distribuir bolsas plásticas de un solo uso, entre otros productos.

 “Una regulación en el manejo integral de los desechos plásticos, como el reciclaje, es lo que necesita Guatemala en vez de la entrada de una ley que prohíbe el uso de plástico de un solo uso”, dice la funcionaria.

Desde su punto de vista, no se está tomando en cuenta a otros sectores como la industria de las manufacturas diversas, ganadería, alimentos y bebidas, que se verán con algún problema por esta prohibición.

Otra implicación que trae está ley está en los temas sanitarios, ya que no se cuentan con las medidas necesarias para el uso de paquetes vegetales. “Aquí en Guatemala se han hecho pruebas de poner papas fritas o pizza en hojas de plátano, coles o artículos vegetales, pero si no hay un buen manejo de éstos, o platos sustitutos, puede haber más enfermedades para la sociedad guatemalteca, por higiene o una mala manipulación”, explica.