De enero a octubre de este año los ingresos tributarios reportan un desfase acumulado por alrededor de 4,500 millones de lempiras, debido a la desaceleración económica y la eliminación del 1.5% de cobro adelantado que se hacía por el Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Ante esta coyuntura no queda más que “socarse la faja”, dijo este miércoles la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, al momento de hacer el anuncio. “El reporte que tenemos al cierre de octubre es que hay una caída acumulada de la recaudación de impuestos de 4,500 millones de lempiras; estamos esperando qué va a pasar en noviembre y diciembre”, detalló la funcionaria.

Entre los factores de la caída enlistó la eliminación del cobro del 1.5% que se hizo el año pasado y los efectos de la desaceleración económica, dado que de una proyección de inicios del 2019 por 3.4 a 3.7% en el crecimiento del PIB todo indica que a finales de diciembre andará entre 2.7 y 3.1% según estimaciones oficiales.

“Este año por concepto de no recibir el 1.5 son como 1,200 millones de lempiras y luego, estamos viviendo el impacto de esa desaceleración de la economía de este año, porque hay una caída el Impuesto Sobre la Renta, Impuesto Sobre Ventas. Casi en todos los impuestos hay una caída”.

“Pero nosotros ya habíamos previsto está situación -ahondó la ministra- efectuamos un plan de ahorro con recorte de gastos que fue autorizado en Consejo de Ministros. Lo que estamos haciendo es apretándonos la faja”.

“El gobierno se está apretando la faja, eso lo puedo decir, no solo por la caída de la recaudación, sino porque hemos tenido otras necesidades a cubrir este año en materia de emergencias y otras situaciones”, apuntó la ministra de Finanzas.

Este año, la meta de ingresos internos que cobra en impuestos el Servicio de Administración de Rentas (SAR) ronda los 110,000 millones de lempiras, mientras que por los tributos aduaneros se esperaban más de 42,000 millones.

Tábora recalcó que las finanzas públicas están siendo bien administradas y citó informes del extranjero como el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo con el que se tiene un programa económico donde las metas de recaudación y el gasto corriente forman parte de los compromisos.

Las expectativas están puestas en el cierre de año cuando se conozca el impacto total de la desaceleración económica y la eliminación del 1.5%. No obstante, el gobierno espera que los ingresos mejoren con el auge que experimenta la actividad económica en diciembre cuando entran más de 15 mil millones a la economía por decimotercer mes de salario o “aguinaldo” que reciben los trabajadores públicos y privados bajo contrato indefinido.

*En alianza con La Tribuna