El presidente Juan Orlando Hernández aseguró que la Ley de Alivio de Deudas moverá más de 65.000 millones de lempiras en la economía nacional y generará un fuerte impacto positivo en las finanzas de familias que tienen muchos compromisos económicos.

Hernández, en un conversatorio con empleados de Derivados del Maíz de Honduras (Demahsa), en Choloma, expuso las bondades de la ley y respondió las interrogantes de los colaboradores de la referida empresa, quienes se mostraron muy contentos por contar con la posibilidad de liberar sus salarios.

Un ejemplo lo expuso María Isabel López, una colaboradora de esta empresa (que produce la harina Maseca), quien consideró que “la ley tiene muy buenas intenciones y más en mi caso, que tengo dos préstamos en lempiras y dólares y podré consolidar y quedarme solo con una deuda”.

Juan Carlos López, también colaborador de la empresa, refirió que “este programa ya estaba en unas financieras, pero lo bueno es que ahora tendremos tasas de interés más bajas, podremos escoger la mejor opción, y con préstamos a largo plazo”.

Adys Discua, otro empleado de Demahsa, consideró que “si logramos liberar nuestro salario estamos contando con mejores opciones para aprovechar mejor nuestro salario, y creo que de eso se trata esta ley”.

La Ley de Alivio de Deudas tiene por objeto permitir que los trabajadores hondureños que presentan un alto endeudamiento en casas comerciales, prestamistas no bancarios y en el sistema regulado y no regulado hondureño, así como también los trabajadores que no están sobre endeudados, puedan consolidar sus deudas y tengan acceso al crédito formal.

Los interesados podrán acudir al sistema financiero, cooperativo supervisado e institutos de previsión por medio de la deducción por planilla, siempre y cuando mejoren la disponibilidad económica de los trabajadores con relación a sus ingresos.

De 10 trabajadores, cuatro endeudados

El presidente Hernández reconoció que muchos hondureños tendrán la oportunidad de respirar económicamente porque la Ley de Alivio de Deudas ya permite a las entidades financieras diseñar sus productos para la población que quiere consolidar sus compromisos.

Dijo sentirse más que optimista con el abanico de opciones que abre la normativa y por el movimiento económico que generará y que puede oscilar por los 65.000 millones de lempiras, lo cual ayudará a la economía y a miles de familias.

“Hay una gran asfixia por este tema de las deudas y esta ley quiere dar oportunidades a aquellos que no tienen respiro con muchos compromisos económicos. Es bueno estar aquí y presentar este tipo de opciones para más de un millón de personas”, dijo Hernández.

Refirió que, “de cada 10 trabajadores, cuatro están endeudados hasta en un 80 % de su salario y eso lo vi en una maestra que tenía de sueldo nominal 22.000 lempiras y apenas recibía 400 a final de mes. Es un caso dramático”.

Sin embargo, señaló que, “si de esos 10 trabajadores cuatro están altamente endeudados, los otros seis igual tienen compromisos económicos altos. Incluso muchos están endeudados por el consumismo de las marcas. Y allí igual la Ley de Alivio de Deudas es una opción”.

Hernández recordó que esta ley “la pudimos aprobar hace muchos años atrás, pero no se pudo hacer porque un grupo de empresarios se oponía”.

“Entonces”, añadió, “tuve que meter este programa en una negociación de salario mínimo para que los empleados o colaboradores tuvieran la oportunidad de saldar sus deudas y después no lo pararan en el Congreso Nacional, y hoy representa una gran oportunidad para miles de hondureños”.

*En Alianza con La Tribuna