Por Natiana Paola Gándara

El impulso también requiere de cambios en los esquemas de regulación no únicamente con el fin de modernizarse sino ir acoplando los marcos regulatorios ante el surgimiento de nuevas tecnologías e innovaciones que estarán al servicio de los ciudadanos, comentó Claudia Suaznábar, especialista Líder en la División de Competitividad e Innovación Del Banco Interamericano de Desarrollo BID.

El desarrollo de agendas de transformación digital requiere de políticas integrales que se conforman con base a varios pilares.

El primero de ellos, explica Suaznábar, es la infraestructura y conectividad para todo lo relacionado con la economía de datos, desde cómo generarlos, luego poder transmitirlos y procesar la información con equipo adecuado, pero sin esos elementos mínimos, no podría funcionar una economía basada en datos.

El talento es el segundo pilar, las habilidades digitales en la población son imprescindibles y cada vez lo serán más, pero no quiere decir que se necesiten más desarrollares de software o especialista en TIC sino que se requieren perfiles con conocimiento digital en todos los sectores, como en la banca, agroindustria, salud, educación, es decir, generar las competencias de manera masiva.

Por lo tanto, la inversión en la formación de talento tanto privado como público es clave, pero aún existe una brecha grande en ese tema, no hay suficientes analistas en ciencias de datos, ingenieros, pero actualmente hay maneras de acelerar esta formación.

“Por ejemplo, con formatos o programas virtuales que en seis meses pueden generar capacidades interesantes en la población y sean parte de esta revolución digital y no se queden atrás”, sugirió Suaznábar.

Esquema de innovación abierta

El nuevo esquema de innovación abierta, es el tercer pilar y está presente en la región, existen al menos 150 empresas en Latinoamérica que ya están trabajando bajo un modelo de alianzas con emprendedores, y su crecimiento es exponencial, indicó la especialista en innovación del BID.

En este tipo de colaboración también se suma el Estado, que trabaja de cerca con emprendedores a través de esquemas de obra pública de innovación para adquirir sus productos o servicios a través de un proceso de licitación u otra modalidad. La idea es cómo el Estado puede empezar a trabajar con startups.

“Por ejemplo, con apoyo del BID la alcaldía de Montevideo buscaba contratar un desarrollo para sustituir la tarjeta de pago de transporte con una solución digital y la adquirieron a un emprendedor como una compra pública de innovación, pero esa modalidad no existía en el mercado, porque la forma tradicional de comprar de un Estado no lo permite”, dijo Suaznábar.

Existen amplias necesidades de innovación con impacto social, en prestación de servicios públicos, en productividad y que no es tan complejo si articula a quien tiene los problemas con quienes tienen las soluciones.

Fases de la innovación

Adrián Magendzo, especialista senior en la División de Competitividad, Tecnología e Innovación del BID agregó que hay toda un área nueva que puede ser aprovechada por los emprendedores para generar nuevos negocios y a todo nivel está impactando en la sociedad y es importante que los países se suban al carro rápidamente y es necesario hacerlo ya, no es solo un área sino todas incluso la sociedad civil y el sector público.

La innovación tiene varias fases, una fase es la generación de conocimiento y hacer innovación, luego la incubación para generar una propuesta que genere valor y transferirlo a la industria para escalarlo, no es lineal, pero es un proceso.

“Otros países están partiendo de otros recursos y de tecnología que está desarrollada en otros lugares, pueden licenciarse, hacer convenios y políticas para apoyar a las empresas que se acerquen a la tecnología, a la academia y no deben ser creadas localmente, y que probablemente las hay, así como Guatemala tiene convenios con Israel que se puedan servir de la tecnología y aplicarla”, afirmó Magendzo.

El especialista enfatizó que la tecnología digital abarca a toda la actividad económica del país, por lo tanto, es urgente que los gobiernos elaboren programas para fortalecer al capital humano en temas digitales, y capacitar a los ciudadanos en sistemas más amigables, como se analizó anteriormente.

El BID está apoyando la transformación digital con financiamiento para infraestructura de conectividad, marcos regulatorios para telecomunicaciones, gobierno digital y promoción de innovación y transformación del sector productivo, está impactando a cada uno de los sectores de la economía y hay que tener una visión holística, concluyeron los especialistas.

Fortalecer capacidades digitales

Francisca Cárdenas, directora ejecutiva del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom) consideró que efectivamente el país debe invertir en su capital humano, generar un clima de negocios favorable y un marco jurídico compatible con los requerimientos de la era de la economía digital.

Además, la infraestructura es clave porque cada día es necesario estar más conectados y eso permitirá que toda la población pueda hacer más y mejores negocios que incida en el desarrollo económico y social.

En ese sentido, Pronacom en el marco de la Política Nacional de Competitividad 20198-2032, está trabajando en el fortalecimiento del ecosistema de innovación, el cual a través de eventos como el Guatemala Innovation Forum incentiva la adopción de nuevas herramientas, metodologías y estrategias que permiten impactar a todos los sectores productivos del país.

Además, dijo Cárdenas brindan asistencias técnicas a emprendedores innovadores con el fin de proveer capacidades digitales que les permitan consolidar sus negocios.

Se han brindado capacitaciones en e-commerce que les permiten a los empresarios mejorar sus ventas y no depender de plataformas sociales que sufren cambios constantemente.

“Por eso, es importante que como país continuemos realizando inversiones en temas de innovación en todos los ámbitos, lo cual permitirá obtener mayores réditos a mediano y largo plazo”, afirmó la directora de Pronacom.

*En alianza con Prensa Libre