El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, declaró toque de queda en toda la ciudad a partir de las 9 de la noche de este viernes, como respuesta a los desmanes y alteraciones del orden público.

Mientras tanto, miles de ciudadanos han salido a las calles y un nuevo cacerolazo vuelve a sonar en diferentes puntos.

El presidente Iván Duque informó que pidió al alcalde Enrique Peñalosa que se aplique toque de queda en toda la ciudad. “Nuestro objetivo es garantizar la seguridad de todos los bogotanos”, dijo.

Peñalosa aseguró que el sistema de transporte masivo Transmilenio está operando en un 48% y que se calculan pérdidas de $20.000 millones en bienes públicos por cuenta de los disturbios que se han presentado en la capital colombiana.

Miles de ciudadanos caminan por varias de las principales vías de Bogotá buscando movilizarse ante la escasez de transporte público que prevalece en distintas zonas de la ciudad y los bloqueos que están trancando la movilidad.

“Lo que tenemos una minoría de delincuentes destruyendo los bienes públicos y privados de los ciudadanos. Que saquean, que roban y que quieren acabar prácticamente con nuestra ciudad. Estamos haciendo todo para garantizar el funcionamiento de la ciudad”, dijo Peñalosa.