La editora jefa de la edición de la revista Vogue, Anna Wintour, es una líder que exige respeto y conduce los resultados. Tras hacerse cargo de la revista en 1988, la transformó en la autoridad definitiva de la moda femenina de Estados Unidos.

Asimismo, tras ayudar a Vogue a recuperarse de la Gran Recesión, se convirtió en la directora artística de todas las propiedades de Condé Nast en 2013. De acuerdo a Business Insider España, para su libro Winners, el secretario de prensa del exprimer ministro británico Tony Blair, Alastair Campbell, discutió con Wintour su estilo de liderazgo, entre los principios que destacó son:

Puedes leer: BIRD comenzará a funcionar en Guatemala en diciembre

Decisivo y confía en tus instintos

El secretario de prensa mencionó que una de las razones por la que Wintour puede aparentar ser dura y ágil; se debe que decidió hace algún tiempo, que nunca sería una mala jefa, como alguna que tuvo. “Era increíblemente indecisa; tardaría tanto en decidirse, y días o semanas después lo cambiaría”, dijo.

Encomienda responsabilidades y luego aléjate

La editora señaló que la gente trabaja mejor cuando tiene responsabilidades. “Hablamos de lo que hay que hacer, y luego asumo que ya está hecho. Me gusta saber qué está pasando, pero no estoy haciendo doble o triple verificación”, apuntó.

El equipo no debe saber tus inseguridades

Wintour refirió que no es trabajo de su equipo ejecutivo calmar sus temores, ya que es su labor resolver las cosas.

Ve la partida de los mejores talentos como una oportunidad emocionante

Para Wintour, no es fácil ver a una empleada de alto nivel dejar Vogue por otro trabajo o jubilarse; sin embargo, aprovecha una partida para encontrar a alguien nuevo con algo distinto por ofrecer, quien pueda enseñar cosas nuevas.

No pienses en el pasado

Ante esto, dijo que nunca pierdas demasiado tiempo analizando en gran detalle lo que funcionó y lo que no funcionó en un proyecto en particular.

Inspírate por el fracaso

La editora le comentó a Campbell que uno de los momentos más fundamentales de su carrera fue en los años 70, cuando fue despedida de Harper´s Bazaar, por la cuestión de que no entendía la moda estadounidense. A lo que concluyó, que considera que todos deberían ser despedidos al menos una vez, ya que te obliga a mirarte a ti mismo, son oportunidades para hacer una revisión de tu desempeño.

Puedes leer: Podemos ser los número uno incluso sin Google: Huawei