Tras algunos kilómetros recorridos, los rasgos urbanos que rodean al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino son sustituidos por un panorama rural con relieves ondulados y verdes. Observar aquellos parajes milenarios con algunas protuberancias volcánicas permite olvidarse del tiempo. Lo que sigue es dejarse asombrar por una joya de la hospitalidad que aguarda con anhelo: Rancho Santana.

El punto de encuentro es The Inn & Residences, un alojamiento boutique con 17 suites provistas de una elegancia que honra el oficio artesanal local y los elementos que provee su entorno. Se trata de la edificación más reciente de la alquería bordeada por el Océano Pacífico y el Lago de Nicaragua.

Bastarán algunos pasos para llegar a la mesa que se ha dispuesto en la terraza del restaurante La Finca y el Mar, para disfrutar de una gastronomía que exalta la generosidad del ecosistema. Pescados, mariscos y carnes son acompañados por coloridos vegetales seleccionados poco antes de ser presentados en el plato.

La cosecha del día. Foto. Rancho Santana

Todo, gracias a que la propiedad cuenta con un huerto orgánico de poco más de una hectárea, donde se cultiva gran diversidad de frutas y legumbres: cítricos, pepinos, jitomates, lechugas, calabazas, hierbas aromáticas… En otras áreas de Rancho Santana crecen plátanos y papayas. La charcutería y algunos quesos también son elaborados de manera artesanal in situ.

También te puede interesar: Las 5 mejores playas para practicar surf en Nicaragua

Piscina en The Inn & Residences. Foto. Rancho Santana

Después de una confortable y restauradora noche, los rayos que se filtran por los ventanales anuncian el amanecer; es el momento idóneo para poner en equilibrio el cuerpo, la mente y el espíritu. Aromas y colibrís al vuelo parecen guiar los pasos y animar el ascenso hacia la cima, donde se localiza The Yoga Studio. El bienestar es una prioridad para Rancho Santana, y esa relevancia hace eco en las instalaciones de un renovado spa que alista su apertura en el penúltimo mes del año. Su diseño es contemporáneo y está en total comunión con el hábitat.

Las piscinas frente a Playa Santana, una en The Club House y otra infinita en The Residences, despiertan el ánimo de observar a experimentados surfistas y amateurs montar las olas. Rancho Santana dispone de constantes brisas marinas a lo largo de 330 días al año, que se combinan con un litoral en ángulo perfecto. Esta conjunción crea condiciones certeras para practicar el apasionado deporte en tres de las cinco playas con las que cuenta la propiedad de más de 1,000 hectáreas.

Rancho Santana en Nicaragua
Foto. Forbes Life Latam

Observar el atardecer desde lo alto de las colinas genera sensaciones indescriptibles. Esas vistas permiten comprender por qué los fundadores de Rancho Santana quedaron fascinados con el lugar desde la primera vez que lo conocieron; basta imaginar cómo, hace 22 años, decidieron emprender, de forma casual, una aventura que jamás imaginaron y que se convertiría en un destino exclusivo y dotado de un sublime encanto.

Más tarde, una camioneta atraviesa escarpadas veredas hacia el restaurante La Boquita, donde se disfruta un ambiente relajado, con platos para compartir: pizzas a la leña, ceviches, paletas de cordero y otras sorpresas, acompañadas de la cerveza artesanal de la casa, audaz coctelería o una selección de vinos, según el gusto. Ahí es posible observar las tonalidades que adquieren las arenas que han inspirado el nombre de Playa Rosada, también conocida por su rompiente con fondo de coral.

Explorar los terrenos de Rancho Santana a caballo, disfrutar de sus sabores, aromas, cálido ambiente y reconfortantes instalaciones, nutre (en el amplio significado de la palabra). Pero, es el empeño del personal, su vocación de servicio y auténtica sonrisa, lo que se queda grabado en el corazón y deriva en la promesa de regresar pronto al alma de la Costa Esmeralda de Nicaragua.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí