Reuters.- China aplicó desde el domingo una nueva normativa que obliga a los operadores de telecomunicaciones chinos a escanear los rostros de los usuarios que registren nuevos servicios de telefonía móvil, una medida que, según el Gobierno, tiene por objeto acabar con el fraude.

Las reglas, anunciadas por primera vez en septiembre, significan que millones de personas más estarán bajo el ámbito de la tecnología de reconocimiento facial en China.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información ha dicho qué empresas proporcionarán estos servicios a los proveedores de telecomunicaciones, pero China tiene a algunas de las mayores empresas mundiales en software de reconocimiento facial, como Megvii y SenseTime.

¿Cuáles son las nuevas reglas para los usuarios chinos de teléfonos móviles?

Los operadores de telecomunicaciones de China deben utilizar ahora la tecnología de reconocimiento facial y otros medios para verificar la identidad de las personas que abren nuevas cuentas de telefonía móvil.

Los tres mayores operadores de China son China Telecom, China Unicom y China Mobile, de propiedad estatal. No está claro cómo se aplica la ley a las cuentas móviles existentes.

¿En qué otras áreas se ha utilizado la tecnología en china?

Los supermercados, las redes de metro y los aeropuertos ya utilizan la tecnología de reconocimiento facial.

Alibaba ofrece a los clientes la opción de pagar utilizando la cara en su cadena de supermercados Hema y gestiona un hotel en la ciudad de Hangzhou donde los huéspedes pueden escanear su cara con sus teléfonos inteligentes para realizar el registro de entrada por adelantado.

No olvides leer: Facebook permitirá transferencias de imágenes y videos a Google Photos

Las redes de metro de algunas de las principales ciudades chinas han anunciado que utilizarán esta tecnología, y el periódico estatal Diario del Pueblo dice que Pekín la utilizará para “clasificar a los pasajeros” con el fin de contar con “diferentes medidas de control de seguridad”.

En julio, la agencia de noticias Xinhua dijo que Pekín había instalado, o estaba en proceso de instalar, sistemas de reconocimiento facial en las entradas de 59 comunidades de viviendas de alquiler público.

Reuters informó el año pasado sobre su amplio uso en la región occidental de Sinkiang, una zona asolada por la violencia separatista y la represión de las fuerzas de seguridad que ha supuesto el internamiento en campos de detención de musulmanes uigures y de miembros de otros grupos étnicos. China dice que los campamentos son centros de reeducación y formación.

También se sabe que la policía china tiene aparatos de vigilancia de alta tecnología, como gafas con reconocimiento facial incorporado.

¿Cuál ha sido la reacción de la opinión pública?

Las tecnologías de vigilancia han encontrado poca oposición pública, pero ha habido algunos debates, en su mayoría anónimos, en plataformas de las redes sociales como Weibo.

Algunos usuarios argumentan que es necesario combatir el fraude, como las llamadas fraudulentas, pero otros han expresado su preocupación por motivos de privacidad, uso de datos personales y ética.

En un caso poco frecuente de resistencia al cambio, un profesor universitario demandó a un parque zoológico de Hangzhou después de que éste sustituyera su sistema de entrada basado en huellas dactilares por otro que utilizaba tecnología de reconocimiento facial.

El periódico Southern Metropolis Daily, que informó sobre el caso en noviembre, dijo que al profesor le preocupaba que el sistema pudiera dar lugar a un robo de identidad y pidió que se le devolviera el dinero. Presentó la demanda después de que el parque denegara su petición.

¿Ha exportado china esta tecnología al extranjero?

Diversos países desde Myanmar hasta Argentina han adquirido tecnología de vigilancia de empresas como ZTE Corp y Huawei Technologies de China como parte de los planes para crear “ciudades inteligentes”.

El rol que empresas chinas como Megvii y SenseTime han jugado en el tratamiento de Pekín a las minorías musulmanas les ha causado reveses en Estados Unidos. Washington amplió su lista negra de comercio en octubre para incluir a estas empresas y a otras, impidiéndoles comprar componentes de empresas estadounidenses sin la aprobación del Gobierno.

¿Qué es lo siguiente?

La tecnología se está probando actualmente en áreas como los intersecciones de calles para detectar a las personas que cruzan de manera indebida, y China ha anunciado que, con el tiempo, ampliará su uso a otras áreas, como las inscripciones de estudiantes para el examen de ingreso a la universidad nacional.

También se ha pedido una mayor supervisión reguladora.

El sábado, el Diario del Pueblo pidió una investigación, diciendo que uno de sus periodistas había detectado que los datos faciales se podían encontrar a la venta en Internet, con un paquete de 5.000 rostros que costaba sólo 10 yuanes (1,42 dólares).

La semana pasada, el regulador de Internet de China anunció nuevas reglas para el uso de la tecnología “deepfake”, que utiliza la IA para crear videos hiperrealistas en los que una persona parece decir o hacer algo que no hizo.