Amnistía Internacional (AI) instó este jueves al Gobierno de El Salvador, precedido por Nayib Bukele, a que siga las recomendaciones que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hará tras su visita al país centroamericano.

Una delegación de la CIDH comenzó este lunes una visita “in loco” en El Salvador para inspeccionar la situación de la seguridad, memoria histórica y derechos de migrantes, mujeres y personas de la comunidad LGBTI.

La delegación, cuya visita en la nación centroamericana concluyó el miércoles, estuvo encabezada por la presidenta de la CIDH, Esmeralda Arosemena de Troitiño, y el primer vicepresidente, Joel Hernández.

AI señaló que el gobierno del presidente Nayib Bukele “debe seguir las recomendaciones de la CIDH e implementar cambios sustanciales para mejorar la situación de derechos humanos en El Salvador”.

Puedes leer: Jóvenes de países del SICA conocen la prevención de la violencia de El Salvador

“Luego de la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el gobierno del presidente Bukele tiene la oportunidad de acoger sus recomendaciones y realizar cambios profundos que garanticen los derechos humanos de toda la población en El Salvador”, indicó Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI, en un comunicado.

Guevara Rosas también apuntó que “el nuevo Gobierno debe mostrar que su compromiso por los derechos humanos no sólo se refleja en la narrativa oficial, sino también en el diseño e implementación de las políticas públicas”.

“La anuencia del Gobierno para la visita de la CIDH es un paso importante en la dirección correcta, por lo que esperamos que esto sea acompañado por un compromiso firme que trascienda la visita y que se refleje en una visible mejora en la vida del pueblo salvadoreño”, subrayó.

Además, señaló que “las organizaciones nacionales tienen propuestas robustas e innovadoras para mejorar la situación de derechos humanos en el país” y “las autoridades deben construir espacios de participación que garanticen que sus valiosos aportes serán tomados en cuenta”.

La visita “in loco” de la CIDH al país centroamericano se orientó en cinco ejes claves: seguridad ciudadana, justicia transicional, personas privadas de libertad, derechos de las personas migrantes, derechos de las mujeres y de las personas LGBTI.

Como parte de esta visita, la delegación de la CIDH se reunió con autoridades estatales y con organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con AI, una visita “in loco” es la consulta oficial más importante que la CIDH puede realizar en pleno a un Estado miembro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para “analizar en profundidad la situación general de los derechos humanos en el territorio”.

El Salvador, uno de los países más violentos del mundo principalmente por la acción de las mortíferas pandillas, “enfrenta enormes desafíos en materia de derechos humanos” y “ha intentado respuestas fallidas, por lo que necesita un viraje en sus políticas para poner los derechos humanos de las personas en el centro de la acción estatal y de la gubernamental”, dijo la activista.