Un estudio conducido por la Universidad de Míchigan, Estados Unidos, señaló que desde 1978 hasta 2016, el tamaño corporal de 52 especies de aves disminuyó considerablemente y sus alas se han vuelto más largas debido al cambio climático.

La longitud del hueso de la pata inferior, una medida común del tamaño del cuerpo, se redujo en un 2.4% y las alas se alargaron 1.3%, conforme a los datos recolectados. Los investigadores analizaron alrededor de 70 mil especímenes de 52 especies de aves migratorias de Norteamérica, las cuales fueron recolectadas por más de 40 años, luego de morirse por chocar con edificios de Chicago, Illinois.

Puedes leer: Migrante cruza nuevo muro de Trump con ayuda de cuerdas

El autor principal y profesor asistente en la escuela de medio ambiente y sostenibilidad de la Universidad de Míchigan, Brian Weeks, afirmó que los estudios basados en las respuestas de los animales ante la crisis climática se centran principalmente en los cambios de hábitat, migración, nacimiento y mortalidad. Sin embargo, la morfología corporal se ha vuelto un aspecto crucial.

Weeks indicó que el tamaño del cuerpo más pequeño significa menos energía disponible para que las aves completen los largos viajes que corresponden a la migración además de que las aves con mayor probabilidad de sobrevivir a esta etapa son las que cuentan con alas más largas que compensaban sus cuerpos más pequeños.

Alguna de las teorías que podrían justificar la disminución de tamaño, es que los animales más pequeños se refrescan más rápido, puesto que pierden calor corporal con más velocidad debido a sus relaciones más grandes de superficie-volumen.

En Estados Unidos, más de 600 millones de aves mueren cada año después de toparse con edificios altos, principalmente en Chicago, que resulta ser la ciudad con un alto número de rascacielos y que se ubica en una importante ruta de migración.

*Con información de agencias

Puedes leer: ¿Qué cambia ahora que el cofundador de Google ya no es CEO de Alphabet?