Por Eddy Coronado, Andrea Domínguez Y Andrea Orozco

El presidente Jimmy Morales envió un documento al Congreso para adquirir los aviones Pampa III a la Fábrica de Aviones de Argentina (FadeA), adquisición que ha sido cuestionada y se ha mantenido detenida.

El Ejecutivo envió una iniciativa firmada por el presidente Jimmy Morales y la canciller Sandra Jovel para justificar la compra de los aviones de entrenamiento y combate al narcotráfico.

“Se somete a consideración del congreso de la República la aprobación del convenio en mención, para que de conformidad con lo establecido por la Constitución Política de la República se pueda adquirir el suministro de defensa, siempre y cuando sea aprobado por ese organismo”, declaró el Secretario de Comunicación de la Presidencia, Alfredo Brito.

Puedes leer: Tan cerca (y lejos) de la cuarta revolución industrial

Un auditor de la Contraloría General de Cuentas había señalado anomalías en ese proceso de contratación.

La fiscalía contra la Corrupción pidió un informe circunstanciado al Congreso y a secretaría de la presidencia como parte de la investigación de esta compra.

Eduardo Pantaléon de la fiscalía contra la Corrupción que tiene a su cargo la investigación de la compra de los aviones Pampa III explicó que también investigan acciones legales que se puedan presentar en contra del Estado de Guatemala por este proceso.

La Corte de Constitucionalidad también resolvió en contra de la adquisición de los aviones argentinos e indicó que el Ejecutivo debe agotar primero el proceso que se establece en la Ley de Contrataciones del Estado.

Lee también: “Necesito un descanso”, dice la trotamundos Greta Thunberg

Los Pampa III pueden alcanzar una velocidad de 800 kilómetros por hora, lo que permitirá interceptar los aviones tipo jet que pretendan ingresar al país transportando droga u otro ilícito, informó el Ejército de Guatemala.

*En alianza con Prensa Libre