Recientemente el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) publicó los resultados del estudio “Integridad en las políticas públicas. Claves para prevenir la corrupción” 2019, en él Panamá se posicionó como el país centroamericano con la mayor percepción de incidencia en el pago de sobornos empresariales en servicios públicos y el segundo en toda Latinoamérica.

Panamá se ubicó en el lugar once de países que realizan pagos de sobornos para asegurar contratos con el Estado en Latinoamérica.

De acuerdo con el estudio, un 28% de las empresas encuestadas afirman que compañías similares a la suya pagan sobornos para conseguir servicios públicos; la cifra superó a Costa Rica y a Colombia.

Puedes leer: Jimmy Morales insiste en compra de aviones Pampa III y envía petición al Congreso

La encuesta que se realizó en 19 países latinoamericanos detalló que la percepción de sobornos la lidera Venezuela (30%). Le siguen Panamá (28%), República Dominicana (15%), Brasil (14%), Perú (12%), Bolivia (12%), Trinidad y Tobago (11%), Nicaragua (11%), México (10%), Honduras (8%), Guatemala (7%), Colombia (6%), Argentina (6%), Paraguay (6%), Ecuador (5%), El Salvador (5%), Costa Rica (4%), Uruguay (2%) y Chile (1%).

Países de Centroamérica

Panamá lidera la lista de países centroamericanos en donde las compañías pagan sobornos para segurar contratos con el Estado con 10%, le sigue El Salvador (7%), Nicaragua (5%), Costa Rica (3%), Guatemala (3%) y Honduras (2%).

No olvides leer: América Latina con el punto de mira en Europa

Al respecto, Mercedes Eleta de Brenes, presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, dijo que el problema va más allá de las estadísticas, porque “la corrupción es sistemática”.

Además recomendó mejorar los procesos de transparencia para desactivar cualquier actividad de sobornos que siga involucrando a funcionarios y empresarios.

Por su parte, Gustavo Fajardo, economista del CAF, afirmó que “la corrupción es un cáncer que afecta la capacidad de acción y el crecimiento económico de los países”.

“Los efectos de la corrupción se reflejan en la pérdida de cerca del 2% del PIB a nivel mundial por causa de los sobornos”, comentó.