Lo mejor que puede hacer una persona es nunca empezar a fumar y si fuma dejarlo por completo. Sin embargo, según datos de la OMS en el mundo hay 1,1 mil millones de fumadores y de ellos tan solo entre el 5% y 7% lograrán dejar de fumar definitivamente, según una encuesta realizada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, en inglés) en EEUU. Estos adultos fumadores, que decidieron continuar fumando, deberían migrar hacia una alternativa que presente un menor riesgo para su salud, como lo son las alternativas libres de humo.

Forbes conversó con la doctora Andrea Costantini, Líder de Asuntos Científicos para América Latina y Canadá de Philip Morris Internacional (PMI), empresa que vive una transformación de su negocio, con la visión de crear un futuro libre de humo por medio de la ciencia, investigación y desarrollo de alternativas libres de humo, como lo son los productos de Tabaco Calentado.

¿Cuáles son las diferencias entre productos de Tabaco Calentando y Cigarrillos electrónicos?

Los productos de tabaco calentado contienen tabaco y lo calientan a temperaturas inferiores a los 350 grados centígrados, sin quemarlo, lo que evapora la nicotina de la hoja del tabaco y genera un aerosol, que es lo que inhala el usuario. Estos productos, al no quemar el tabaco, no generan humo y contienen, en promedio, 95% menos concentración de sustancias tóxicas y cancerígenas que el humo del cigarrillo tradicional. Estos productos no solo disminuyen el riesgo de daño que se genera al fumador, sino que también lo reduce para las personas que están alrededor del usuario ya que no son fuente de humo de segunda mano. Es importante mencionar que estamos hablando de una reducción de riesgo, mas no de una eliminación. Para eliminar completamente el riesgo lo mejor es dejar de consumir productos que contienen tabaco y nicotina.

El cigarrillo electrónico no contiene tabaco. Es un dispositivo que tiene un tanque que contiene un líquido que está especialmente diseñado para ser calentado. Este líquido que contiene nicotina entra en contacto con una resistencia eléctrica que al calentarse, evapora el líquido, y de esta manera genera un vapor que lleva la nicotina hacia los pulmones del usuario.

¿Cómo funcionan los productos de tabaco calentado?

Calientan el tabaco, pero no lo queman, así funcionan los productos de tabaco calentado, la temperatura siempre está controlada a menos de 350 grados centígrados, generando un aerosol, que es lo que el usuario inhala.

En el caso del IQOS es un dispositivo pequeño, discreto y elegante, que consta de tres partes:

  1. Una batería externa que recarga el “holder” luego de cada uso.
  2. El “holder” o calentador es el responsable de calentar y controlar la temperatura que alcanza el tabaco para asegurar que no supere los 350°.
  3. Y el consumible, que es un stick de tabaco especialmente diseñado para ser calentado, que no puede ser encendido, y que cuenta en su extremo con un filtro similar al del cigarrillo. Este filtro es el que da al usuario una sensación en sus labios muy similar a la que experimentaba al fumar un cigarrillo.

Aunque el ritual de uso de IQOS no es igual, se aproxima al de fumar un cigarrillo y en nuestros estudios hemos visto que los fumadores lo aceptan y están dispuestos a realizar el cambio.

¿Por qué es menos tóxico el vapor que el humo?

Para comenzar, debemos decir que contario a lo que se piensa, el principal responsable de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar es el humo.

Aunque la nicotina es adictiva y no es libre de riesgo, la evidencia científica ha dejado claro que el humo que se produce como producto de la combustión del tabaco incrementa exponencialmente la concentración de sustancias tóxicas y cancerígenas, lo que lo constituye en la principal responsable del incremento del riesgo de desarrollo de Cáncer de Pulmón, Enfermedad Cardiovascular y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, las cuales ocasionan más de 8 millones de muertes al año.

Teniendo claro cuál era nuestro principal desafío, trabajamos durante 10 años con la colaboración de más de 430 científicos, entre los que se encuentran ingenieros, químicos, físicos, bioquímicos, médicos y toxicólogos, y una inversión de más de 6000 millones de dólares, en el desarrollo de un sistema innovador que calienta el tabaco sin quemarlo y permite obtener un aerosol que contiene la nicotina y el sabor extraídos del tabaco.

Ese aerosol contiene, en promedio, un 95% menos de concentración de sustancias tóxicas y cancerígenas que el humo del cigarrillo tradicional.

¿Tienen algunos datos de fumadores a nivel Centroamérica?

Según los datos del Estudio de Consumidores de GCTS (2019), en la región la cantidad de fumadores está compuesta de esta manera:

Costa Rica: 400 mil
República Dominicana: 430 mil
El Salvador: 200 mil
Guatemala: 410 mil
Honduras: 105 mil
Nicaragua: 535 mil
Panamá: 205 mil

¿En qué países de la región se están comercializando los productos IQOS?

El dispositivo IQOS, de Philip Morris se comercializa desde el año 2014 y actualmente está presente en más de 51 mercados. En la región se encuentra en Guatemala, República Dominicana y Curazao.

¿Están regidos a alguna norma regulatoria dentro de la zona?

Los Gobiernos nacionales deben revisar la regulación actual del tabaco a la luz de las investigaciones científicas sobre las características de las alternativas al cigarrillo tradicional, con el fin de que las decisiones sobre la regulación, se basen en la ciencia.

Hay países avanzando en este sentido, entre los cuales Estados Unidos ha sido pionero y le han seguido Italia, Portugal, Bulgaria, Reino Unido y Nueva Zelanda.

Por ejemplo, tras dos años de deliberación y un informe superior al millón de páginas, en abril de este año, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) de Estados Unidos aprobó la comercialización del dispositivo de tabaco calentado IQOS de Philip Morris International, por considerarlo apropiado para la protección de la salud pública. En octubre de este año se abrió la primera tienda de IQOS en Atlanta.