En el marco del Día Internacional del Migrante, hay que recordar que este año ha sido crítico para miles de niños migrantes, los cuales han padecido las consecuencias de las políticas migratorias que vulneran sus derechos humanos y su interés superior.

De acuerdo con la organización Save the Children, los Protocolos de Protección Migrante (MPP, pos sus siglas en inglés) implementados por el gobierno de Estados Unidos, han obligado a las personas que pretenden una protección internacional de ese país a permanecer en México durante meses mientras su petición es resuelta.

Hasta octubre de 2019, alrededor de 50,000 personas migrantes han sido retornadas, contabilizando niños quienes quedan estancados en puntos fronterizos, sin tener los recursos necesarios para sobrevivir, como acceso a servicios básicos de salud y educación; expuestos a diversas formas de violencia, tal como abuso sexual y explotación.

Puedes leer: El Salvador no cuenta con condiciones para refugiados: Bukele

La situación es que 3 de las 6 ciudades fronterizas usadas como puntos de retorno, están consideradas entre las más violentas del mundo que son: Tijuana, Matamoros y Ciudad Juárez. Rosy, una migrante salvadoreña, comentó sobre la situación de su hijo de 9 años,  que debería estar en la escuela, pero no puede ir por estar esperando que en Estados Unidos les den una respuesta.

Algunas de las consecuencias de la política de control migratorio son que entre octubre del año pasado a agosto de 2019, la Patrulla Fronteriza detuvo a 72,873 niños no acompañados. Asimismo, en los diez meses de este año, 16,000 niños fueron retornados de Estados Unidos a México para esperar la resolución de su procedimiento migratorio, de los cuales 4,300 fueron menor de cinco años y 481 menores de un año.

Además, de noviembre de 2018 a noviembre de 2019, se presentaron 138 casos de niñas y niños secuestrados, los cuales sufrieron algún tipo de violencia, mientras esperaban su procedimiento de migración, conforme Human Rights First.

Cabe resaltar, que en ese mismo reporte, se alertan casos como el de una niña con discapacidad de 9 años que tras ser retornada, fue secuestrada dos veces y violada junto a su madre durante su estancia en Tijuana.

Puedes leer: ‘Querida COP25’… los niños piden más acciones contra el cambio climático

El aumento de la presencia de las fuerzas de seguridad en las fronteras y a lo largo de México, ha ocasionado que las personas migrantes, incluidos niños que viajan solos, sientan mayor riesgo a ser detenidos e ingresen por puntos de mayor riesgo, quedando expuestos a secuestros por parte del crimen organizado.

“Cuando llegamos a México fuimos secuestrados por los coyotes durante 8 días, no sabíamos dónde estábamos y no querían soltarnos hasta que pagáramos. Como no teníamos dinero, me violaron y solo así nos liberaron a mí y a mi familia”, dijo Dayana de 27 años, proveniente de Guatemala.

Por tal razón, Save the Children, hace un llamado al Estado mexicano para fortalecer las capacidades de las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en la identificación, protección y restitución de los derechos; por medio de la coordinación, seguimiento y evaluación de las acciones que cada dependencia, institución u organización debe llevar a cabo.

Puedes leer: Centroamérica preparan plan maestro para poner fin a migración