EFE.- El Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes advirtió que la regulación del comercio fronterizo es uno de los grandes retos que tiene la República Dominicana debido a que el 90% de las microempresas en la zona limítrofe con Haití son informales.

Así lo destacó el viceministro de fomento a las Mipymes, Ignacio Méndez, durante la entrega de certificados a 28 multiplicadores capacitados para trabajar en la formalización de empresas fronterizas, en el que destacó que la cifra de empresas informales duplica a las que realizan la buena práctica en la zona.

Puedes leer: Carlos Alvarado pide ayuda internacional para atender a refugiados provenientes de Nicaragua

La capacitación forma parte del Programa de Cooperación Binacional de Haití y República Dominicana, que financia la Unión Europea (UE) y que se implementa a lo largo de la zona fronteriza por un período de tres años.

Méndez agradeció el trabajo y el tiempo que tanto los facilitadores como las personas capacitadas dedicaron al programa, en el cual Industria y Comercio tiene una importante participación.

“Nosotros estamos enfocados en reducir la informalidad en la frontera a la mitad en algún momento; es un ambiente difícil y de desconfianza, pero todavía no tenemos todas las herramientas”, dijo el funcionario a través de una nota de prensa.

Lee también: Un gran ciberataque, la mayor amenaza para EU en 2020, advierten expertos

Explicó que actualmente se libra una lucha con el Consejo de la Seguridad Social para que apruebe la entrada de las microempresas a la Seguridad Social, aunque destacó como un logro la obtención del Régimen Simplificado de Tributación (RST).

Sostuvo, que aunque se tienen las herramientas para hacer un buen trabajo, están conscientes de lo difícil que es convencer a un microempresario para que se formalice.