Por Natiana Gándara

La iniciativa tiene como objetivo fomentar la inversión en infraestructura y energía en países de Latinoamérica, entre ellos Guatemala, y se centra también en aumentar el compromiso público-privado, compartir las mejores prácticas y crear oportunidades para expandir los lazos económicos con los Estados Unidos.

Los proyectos que  estarían listos para plantear ante las siete agencias de cooperación y desarrollo encargadas de América Crece son construcción de vivienda social y parque industrial; además, un plan de interconexión eléctrica y un libramiento privado de peaje, informó Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham).

“Desde enero del próximo año, empezaremos a recibir en el país y con el apoyo de AmCham a los encargados de las siete agencias encargadas del programa y poder plantear los proyectos a lo largo del año, y ojalá se lograrán concretar los cuatro”, manifestó el presidente de AmCham.

Los organismos centrales que integran América Crece y que administrarán los US$60 mil millones son:

  • El Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro, el Departamento de Comercio y el Departamento de Energía.
  • La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).
  • La Agencia de Comercio y Desarrollo de los Estados Unidos (USTDA).
  • La Corporación para la Inversión Privada en el Extranjero (Opic, en inglés), que el próximo año se convertirá en Corporación de Fondos Privados (PFC, en inglés).

“Estos proyectos ya están listos para ponerse en marcha; además, reúnen las características que solicita la iniciativa, porque poseen bases sólidas para respaldar la solicitud de fondos”, explicó Carrasco.

Compromiso adquirido

Víctor Martínez, ministro de Finanzas, asistió al lanzamiento en Washington DC, y confirmó que el programa manejará un fondo de US$60 mil millones para otorgar préstamos, brindar garantías, aportes de capital y fondos para preinversión dirigidos a proyectos privados en toda Latinoamérica.

“Guatemala adquiere compromisos de tener certeza jurídica en inversiones privadas, y este acuerdo forma parte de la política que busca evitar la migración ilegal”, comentó el funcionario.

El encargado de la socialización de la iniciativa en el país será el Comisionado del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom); por lo tanto, será el responsable de darlo a conocer en el sector privado, agregó Martínez.

El ministro designado de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo, también estuvo presente en la actividad y afirmó que la iniciativa puede representar un cambio determinante en el proceso de atracción de inversiones que generan empleos y promueven el crecimiento económico del país; asimismo, será un cambio en el modelo de cooperación, desde un concepto de asistencia humanitaria para el desarrollo hacia otro de inversión para la generación de infraestructura para el desarrollo económico.

“Los objetivos a corto plazo  son acceso a recursos financieros que activen la economía, generación de empleo y atracción de inversiones en infraestructura”, planteó Brolo.

Las empresas interesadas en acceder a los fondos de la iniciativa no necesariamente deben tener bases en Estados Unidos, “aunque sería lo ideal”, refirió Víctor Asturias, comisionado del Pronacom. Sin embargo, lo importante es que existan alianzas de mutuo beneficio entre empresas estadounidenses y potenciales socio-operadores nacionales, enfatizó.