La ola de endeudamiento a nivel mundial podría causar crisis en los países de economías emergentes y en desarrollo; la deuda a alcanzando la cifra récord de 55 billones de dólares en 2018.

El análisis contempla los cuatro principales episodios de acumulación de deuda que se produjeron en más de 100 países desde 1970.

La relación entre deuda y Producto Interno Bruto (PIB) de los países en desarrollo ha aumentado 54 puntos porcentuales hasta llegar al 168% desde que la deuda comenzó a acumularse en 2010.

Puedes leer: Diez retos de Latinoamérica en 2020: En busca de un crecimiento fuerte

“La dimensión, la velocidad y la amplitud de la última ola de deuda deberían despertar preocupación en todos nosotros”, dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial, a través de un comunicado.

Añadió que “claramente, es hora de corregir la trayectoria”

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la deuda global alcanzó los 188 billones de dólares a finales de 2018, el equivalente de casi 230% de la economía mundial.

Lee también: La estrategia con la que Bukele golpeó a la delincuencia

“En la actualidad el 50% de la deuda pública de las economías emergentes y en desarrollo está en manos de inversionistas no residentes, porcentaje considerablemente mayor que en 2010. Para los países de ingreso bajo, gran parte de esa deuda se ha contraído en condiciones no concesionarias.

“La historia muestra que los grandes aumentos de deuda suelen coincidir con crisis financieras en los países en desarrollo, con un elevado costo para la población”, señaló Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, del Grupo Banco Mundial.