EFE.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México instruyó a María Teresa Mercado, embajadora en Bolivia, que regrese a territorio mexicano, después de que la presidenta interina boliviana la declarara persona no grata y diera 72 horas para salir del país.

“El Gobierno de México toma nota de la comunicación por la que se declara persona non grata a la embajadora”, dijo la Cancillería en un comunicado y aseguró que instruyó a la funcionaria a regresar a México para “resguardar su seguridad e integridad”.

La medida llega después de que Bolivia denunciara el viernes que funcionarios de la Embajada española acudieron acompañados de “encapuchados” a la residencia de Mercado, que acoge a algunos antiguos ministros de la etapa del expresidente Evo Morales procesados por acusaciones como terrorismo.

La Cancillería mexicana destacó el desempeño de Mercado, quien “ha obtenido condecoraciones de naciones como Dinamarca y Países Bajos”.

Del mismo modo, señaló que “siempre cumplió con los principios de política exterior consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el Derecho Internacional” y por ello consideró que está decisión es “de carácter político”.

Asimismo, señaló que la embajada quedará a cargo de Ana Luisa Vallejo, quien hasta ahora se desempeñaba como jefa de cancillería de la misión.

Destacó que la representación de México en Bolivia seguirá operando con normalidad pese a esta situación.

Jeanine Áñez, quien asumió la Presidencia interina de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales, declaró este lunes personas no gratas a Mercado y a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, junto a un grupo de funcionarios a quienes les dio 72 horas para dejar el país tras el incidente ocurrido la semana pasada.

“Este grupo de representantes de los Gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia”, aseguró la presidenta interina de Bolivia en una comparecencia en Palacio de Gobierno de la Paz.

México había denunciado ya el hostigamiento de fuerzas de seguridad a sus sedes diplomáticas en el país suramericano, ya que desde el pasado 23 de diciembre aparecieron fuera de las instalaciones alrededor de 90 agentes de Policía y Ejército.

El pasado 15 de noviembre México recibió a varios solicitantes de asilo en su embajada y en la residencia del embajador en La Paz.

La semana pasada, el Gobierno mexicano detalló que solicitaría medidas cautelares a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de las Naciones Unidas para que cesara en cuanto antes el asedio a las instalaciones diplomáticas de México en la capital boliviana.