EFE.- La ingeniera Ilya Espino de Marotta, quien comandó el proyecto de ampliación del Canal de Panamá, asumió este miércoles el cargo de subadministradora de la vía interoceánica, el segundo puesto más alto de esta empresa autónoma estatal, marcando historia al ser la primera mujer en desempeñarlo.

Esta licenciada en Ingeniería Marina de la Universidad de Texas A&M (EE.UU.) comenzó su carrera en el Canal en 1985 como la única ingeniera en el astillero, y ahora trabaja junto a más de 1.000 mujeres en la vía interoceánica, dijo hoy la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Alrededor del 10 % de la nómina de la ACP, que supera los 9,500 trabajadores, son mujeres.

“El Canal de Panamá ha sido tradicionalmente una empresa muy masculina. La mayoría de las mujeres se han desarrollado en los departamentos de recursos humanos, mercadeo y finanzas. En ingeniería somos pocas”, afirmó Espino de Marotta en una entrevista con Efe en marzo pasado.

Aunque ahora hay muchas más mujeres que cuando empezó, Espino de Marotta aseguraba a Efe que quedaba camino por recorrer y abogaba por sumar a los hombres a la lucha por la igualdad, porque ellos son los que tienen que “ceder el poder” e impulsar el liderazgo femenino.

“En mi carrera todos los que me dieron una oportunidad han sido hombres”, apuntó la ejecutiva, para quien las leyes de cuotas son “necesarias” para romper el techo de cristal.

Espino de Marotta fue designada como subadministradora de la ACP en febrero de 2019 y sustituye a partir de este miércoles en el cargo a Manuel Benítez, quien pasa a retiro luego de más de 40 años en el Canal.

En la empresa autónoma panameña que dirige la vía interoceánica por la que pasa cerca del 6 % del comercio mundial, Espino de Marotta se desempeñó como vicepresidenta de negocios de tránsito y vicepresidenta ejecutiva de ingeniería durante el Programa de Ampliación del Canal de Panamá.

“Ilya administró de manera excepcional la construcción del Canal ampliado, lo cual llevó la vía interoceánica hacia una nueva era del comercio marítimo”, dijo el presidente de la Junta Directiva y ministro para Asuntos del Canal, Aristides Royo, quien la posesionó en el cargo.

La ampliación, un proyecto monumental de al menos 5.600 millones de dólares que comenzó a construirse en el 2007, consiste en un tercer carril que permite el paso de los buques neopanamax, con el triple de capacidad de carga de los que surcan el canal inaugurado en 1914.

Su principal obra, las nuevas esclusas, fue construida por un consorcio internacional liderado por la española Sacyr, y desde su puesta en servicio en junio de 2016 ha multiplicado los ingresos de la vía, por lo que el aporte al fisco panameño este 2019 fue la cifra récord de 1.786,41 millones de dólares.

El Canal, construido por Estados Unidos a principios del siglo pasado y traspasado a Panamá en 1999, de lo que se celebró este martes 20 años, conecta más de 1,700 puertos en 160 países, y sus dos principales clientes son EU y China.

El administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez, dijo este miércoles en un comunicado que “es un gran honor trabajar junto a una visionaria como Ilya”, y expresó su seguridad de que la ingeniera “continuará aportando para llevar el Canal hacia una nueva década de innovación”.