Para el cofundador y presidente ejecutivo de Apple, Steve Jobs, realizar presentaciones era una parte esencial de su repertorio. El proceso de vender, ya sea a ti mismo o a un producto, es la clave para hacer que los demás quieran comprar tus ideas.

Por tal motivo, conforma a Business Insider España, estas son algunas enseñanzas de la  vida de Jobs, para que puedas lograr tus objetivos profesionales o de cualquier ámbito de tu vida:

Puedes leer: Los 35 hábitos para ser más eficiente

Presenta con pasión

Antes del lanzamiento de iTunes en 2001, Jobs llevó a cabo una reunión con docenas de músicos con la esperanza de que las discográficas siguieran en plan de iTunes. El trompetista Wynton Marsalis, fue una de las personas a las que Jobs recurrió, quien dijo que el cofundador de Apple había hablado dos horas seguidas, muy fascinado con su pasión.

Fue la misma pasión con la que presentó esas ideas a su equipo de publicidad, puesto que quería asegurarse de que cualquier anuncio producido estaba impregnado de su emoción.

Sé honesto en todo momento

Las personas comprarían las ideas de Jobs porque siempre fue sincero con lo que dijo. “No creo que pase por encima de la gente, pero si algo apesta, se lo digo en la cara. Es mi trabajo ser honesto, sé de lo que estoy hablando y suelo estar en lo cierto”, comentó Jobs a su biógrafo Walter Isaacson. A quien también refirió, que es la cultura que trató crear, dijo que tienes que ser capaz de ser “súper honesto”.

Trabaja duro y los demás te respetarán

Cuando Jobs regresó a Apple en 1996, su jornada laboral era de 7 de la mañana a las 9 de la noche todos los días, a la vez que lideraba las operaciones de Pixar. Su trabajo estaba centrado en impulsar las dos compañías para motivas a los demás a realizar los mejores productos posibles, fue tanto su esfuerzo que padeció de cálculos renales.

Puedes leer: Un nuevo modelo disruptivo de emprendimiento

Responde a las acciones de la gente

Las personas buscan constantemente la aprobación a sus acciones, a cualquiera le gusta recibir afecto. Si este se continúa dando, puede que lleguen a anhelarlo. Respecto a la biografía, Isaacson refirió: “ Jobs puede seducir y hechizar a la gente a voluntad y le gustaba hacerlo”. Asimismo, indicó que personas como los antiguos CEOs de Apple, Amelio y Sculley se permitieron creer que como Jobs los hechizaba, significaba que les gustaba y respetaba.

Reclama que las buenas ideas son tuyas, si estás cambiando de posición, responsabilízate de una nueva idea con todas tus fuerzas

Steve Jobs se mantenía firme en una postura, era claro que no siempre tenía la razón, pero era un genio convenciendo a la gente de que la tenía.  Bud Tribble, antiguo ingeniero de Mac, recalcó en la biografía de Jobs: “Si le cuentas una nueva idea te dirá que es estúpida, pero luego, si le gusta, exactamente una semana más tarde, te propondrá tu idea, como si él la hubiera pensado”.

Toma decisiones rápido y de manera definitiva

En los primeros iMacs, Jobs decidió rápidamente que Apple lanzaría los nuevos ordenadores con un arcoíris de colores. En respuesta, Jony Ive, diseñador jefe de Apple, mencionó que en muchos lugares esa decisión habría llevado meses, pero el cofundador lo hizo en media hora.

Las maneras de negociar con gente problemática

La visión de Steve Jobs sobre el mundo estaba polarizada, una persona era un héroe o un idiota, así como un producto podría resultar increíble o un caos. Antes de que Apple lanzara el Macintosh, uno de los ingenieros traía la idea de construir un ratón que pudiera mover el cursor de forma sencilla en cualquier dirección, pero dijo “no haber manera de construir ese ratón de forma comercial”.

Tras oír la queja, Jobs despidió al ingeniero. Más tarde, se sustituyó al ingeniero por otro, quien pronunció “yo puedo construir el ratón”.

Insiste cuando todo va bien

El éxito suele nublar a las personas, hace que piensen que pueden dejar de trabajar. Sin embargo, Jobs tiene una opinión distinta sobre esto. Cuando decidió apostar por Pixar y la primera película de la compañía, Toy Story, se colocaba con gran éxito, el CEO de Apple optó por sacar la compañía a bolsa.

Al respecto, John Lasseter, jefe de creativos de Pixar, le dijo a Jobs que esperara hasta la segunda película de Pixar, pero no hizo caso. Fue así como Pixar salió a la bolsa una semana más tarde, superó a Netscape como la mayor salida a bolsa de 1995. Además, Pixar ya no necesitaba depender de Disney para financiar sus películas.

La finalidad de Jobs con Apple nunca fue solo el de superar a su competencia o ganar dinero, sino hacer el mejor producto posible.

Puedes leer: 2020: Latinoamérica en la incertidumbre