EFE.- Panamá decomisó cerca de 87 toneladas de drogas en el 2019, informó este lunes el ministro de Seguridad Pública, Rolando Mirones, que destacó la vinculación entre el creciente número de homicidios en el país y el narcotráfico.

“Son casi 87 toneladas las que se decomisaron en el 2019”, declaró Mirones, un volumen que supera las 77 toneladas de narcóticos incautadas en el 2018 de acuerdo con los datos del Ministerio Público (MP-Fiscalía).

La cifra de decomisos de 2019 bate el récord registrado en el 2017, cuando al menos 84,6 toneladas de droga, la mayoría cocaína, fueron incautada, según los datos oficiales disponibles.

Puedes leer: Nicaragua, en situación delicada por relación Irán

De acuerdo con las cifras más actualizadas de la Fiscalía, entre enero y noviembre de 2019 se incautaron en Panamá 80,6 toneladas de drogas, de ellas 63.278 kilos de cocaína, 14.418 kilos de marihuana, y 2.983 kilos de otras drogas.

Asimismo, entre enero y noviembre de 2019 fueron imputadas por su supuesta vinculación con los alijos un total del 2.853 personas, de ellas 204 o el 7,1 % extranjeros, en su mayoría colombianos (113), venezolanos (25), israelíes (14), costarricenses (13) y nicaragüenses (9).

Mirones sostuvo este lunes en una entrevista con la cadena que TVN la tesis gubernamental de que la mayoría de los homicidios que se registran en Panamá están relacionados con el narcotráfico y las pandillas panameñas, que “son mano de obra” para las organizaciones trasnacionales de la droga.

Puedes leer: Cuenta Hidrográfica del Canal de Panamá recibió en 2019 un 20% menos de lluvias

“Esas 87 toneladas (de drogas) no venían a Panamá pero mucha se queda en Panamá porque muchos traficantes pagan con drogas”, que generan criminalidad porque si hay droga “alguien se la quiere robar y va a haber muertos”, explicó el ministro.

Panamá registró entre enero y noviembre de 2019 un total de 393 homicidios, de acuerdo con estadísticas del Ministerio Público, que aún no ha publicado el registro de diciembre pasado.

Sin embargo, el presidente panameño, Laurentino Cortizo, dijo el pasado 2 de enero durante un informe ante el Parlamento que el 2019 cerró con “37 homicidios más que en el 2018”, sin dar más cifras.

El ministro Mirones defendió la política oficial de arreciar la lucha contra el narcotráfico porque, destacó, se trata de cumplir con un compromiso internacional y de impedir que las calles panameñas sean “inundadas” de narcóticos.

“La solución no es dejar que la droga siga pasando” para evitar homicidios supuestamente vinculados al narcotráfico, “es decomisarla”, sentenció.

Panamá es utilizado por los grupos trasnacionales del narcotráfico como puente para trasegar la droga que se produce en el sur del continente y tiene como principal destino Estados Unidos, el mayor consumidor de cocaína del mundo.

Puedes leer: La costarricense que soñaba con ir a la Luna y la contrató la NASA