EFE.- El ministro de la Presidencia de Costa Rica, Víctor Morales, expresó este martes su preocupación por las posibles consecuencias económicas hacia el país que podría traer un conflicto entre Estados Unidos e Irak.

Morales indicó en conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno que “desde la política exterior siempre privilegiamos la paz y esperamos que los conflictos se resuelvan y se salvaguarden los derechos humanos y el principio fundamental de la soberanía de los países, y la paz en las diferentes sociedades”.

“Ese tipo de conflictos a parte de su dimensión internacional, y las consecuencias que tiene, nos preocupa también desde el punto de vista de las consecuencias que puede traer a la economía doméstica y hay que estar muy atentos de lo que pueda evolucionar en esa dirección”, expresó el ministro.

Puedes leer: Trump descarta bajas en ataque de Irán a bases militares en Irak

Añadió que: “las consecuencias son esas variables que definitivamente no controlamos, a efectos de poder controlar nuestros esfuerzos orientados a dinamizar y reactivar la economía o crear empleo, que son las preocupaciones que siempre tenemos”.

El funcionario costarricense añadió que la economía del país está abierta el mundo y es “susceptible a los efectos y puede ser impactada por los hechos que acontecen alrededor nuestro, como un posible aumento en el precio de los combustibles y cosas tan básicas como el tipo de cambio”.

“No tengo los datos precisos de efectos inmediatos lo que más al alcance está es las consecuencias que podríamos tener en términos de incremento del precio de los combustibles (…) Esperamos se pueda resolver (el conflicto) con los mecanismos internacionales”, dijo el ministro.

Morales destacó que ante una eventual escalada del conflicto el país espera contar con “margen de maniobra y tomar la medidas necesarias para proteger la inversión, la creación de empleo y la calidad de vida de los costarricenses”.

La tensión en el Oriente Medio ha aumentado después de que Estados Unidos matase al general iraní Qasem Soleimaní en el aeropuerto de la capital iraquí en un ataque con drones armados con misiles.

Tras la muerte de Soleimaní, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, las autoridades iraníes han prometido “vengar” la muerte del general mientras que las autoridades iraquíes han solicitado la salida del país de todas las fuerzas militares extranjeras.