EFE.- El poder Ejecutivo de Honduras envió al Legislativo un proyecto de ley para proteger el espacio aéreo que permitirá optimizar la lucha contra el narcotráfico en el país centroamericano, informó este martes el viceministro de Seguridad, Luis Suazo.

El proyecto fue entregado al Parlamento hondureño, en fecha no precisada, por el ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, informó la Casa Presidencial.

Suazo indicó que la iniciativa está basada en estrategias “con un importante concepto de poder acometer y traer a la justicia a las personas que se dedican al tráfico de estupefacientes por la vía área”.

Agregó que el objetivo del proyecto es desarticular grupos del narcotráfico “no solo por vía aérea también los que colaboren en tierra y poder ser aprehendidos al momento de un ilícito”.

Puedes leer: Políticos le han fallado a los hondureños en 40 años de democracia

El alto funcionario precisó que los próximos días se aplicarán “nuevos conceptos de desarrollo” en la lucha contra el narcotráfico basados en que, si el tráfico de drogas “es transnacional, el acometimiento o combate a este delito debe ser multinacional”.

“Las estrategias a seguir serán diferentes”, enfatizó Suazo, quien aseguró que la iniciativa pretende evitar que avionetas sospechosas de transportar drogas aterricen en Honduras y, de hacerlo, capturar a sus tripulantes.

La lucha contra el narcotráfico se desarrollará en base “a un proceso multinacional”, señaló, y anunció que en los próximos días arribarán a Honduras expertos internacionales para dialogar sobre “nuevos esquemas de combate y procesos de comunicación: aire, tierra y mar” para dar “mayor fortaleza y seguridad a la labor de los cuerpos que combaten estos delitos”.

El territorio hondureño es utilizado por narcotraficantes internacionales que envían cargamentos, especialmente de cocaína, a Estados Unidos, en avionetas y embarcaciones rápidas que navegan por el Caribe.

El Parlamento de Honduras aprobó en 2014 una ley que faculta a las Fuerzas Armadas a derribar avionetas que sean sospechosas de transportar drogas, por lo general procedentes de América del Sur.

La ley establece una serie de pasos que deben seguirse antes de que una aeronave sea atacada por ser sospechosa de traficar estupefacientes,

En 2014, las autoridades hondureñas pusieron en marcha en el Caribe los escudos aéreo, marítimo y terrestre para reducir el tráfico de drogas procedente de América del Sur.

El escudo aéreo fue impuesto por Honduras de manera unilateral, mientras que en el marítimo cuenta con el apoyo de Estados Unidos a través de un guardacostas en aguas internacionales colindantes con las del país centroamericano en el Caribe.

La violencia causada por el narcotráfico y el crimen organizado es uno de los principales problemas que enfrenta Honduras, que registra a diario una media de doce homicidios.