La consultora PwC pronosticó que 2020 será el año de la ralentización de la globalización en la economía mundial, debido a que las tensiones comerciales seguirán creando desafíos para las cadenas de suministro y la mayor integración de la economía global.

El panorama general para 2020 es que el crecimiento económico mundial continuará a un ritmo modesto, ya que las principales economías se verán impulsados por condiciones financieras acomodaticias y una mayor dependencia del consumo de los hogares como fuente de crecimiento en lugar de las exportaciones netas y la inversión, esitmó Barret Kupelian, Economista Senior en PwC UK.

“La globalización ha sido un rasgo definitorio de la economía global desde la década de los 70. Sin embargo, el volumen global de las mercancías comercializadas disminuyó dramáticamente e, incluso retrocedió en 2019”, señaló Kupelian.

Puedes leer: Listas Forbes | Los multimillonarios que más ganaron en la década

En este mismo sentido, PwC espera que el crecimiento global en 2020 aumente a una tasa del 3.4% en términos de paridad de poder adquisitivo.

Asimismo, PwC espera que los servicios continuarán siendo un punto clave para el comercio mundial, con el pronóstico de valor global total de exportación de servicios para alcanzar un récord de 7 billones de dólares en 2020.

Estados Unidos y Reino Unido permanecerán posiblemente como líderes en exportación de servicios, a pesar de que se espera que China adelante a Francia en el cuarto puesto durante el año, agregó.

El panorama general para 2020 es que el crecimiento económico mundial continuará a un ritmo modesto, ya que las principales economías se verán impulsados por condiciones financieras acomodaticias y una mayor dependencia del consumo de los hogares como fuente de crecimiento en lugar de las exportaciones netas y la inversión.

PwC espera que el G7 continúe creando trabajos, por valor de unos 2 millones. Cuatro de cada cinco nuevos puestos dentro del G7 se originarán en Estados Unidos, Reino Unido y Japón.

A medida que el grupo de recursos laborales en el G7 se agota gradualmente, las ganancias continuarán su trayectoria ascendente. Pero la falta de las mejoras en la productividad, los márgenes de beneficios de las empresas podrían apretarse. Igualmente, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) espera que las siete mayores economías emergentes -E7- creen alrededor de 8 millones de trabajos en términos netos.

Además, las proyecciones de la OIT en materia de empleo para el G7 muestran que los puestos serán ocupados por hombres u mujeres en la misma medida.

En cambio, en el E7 este organismo espera que la creación de trabajo se distribuirá de manera menos uniforme entre los géneros.