El 2020 recién comienza y ante los propósitos de año nuevo, debes plantearte si las metas que pensaste son las mejores para ti, bajo las categorías de positiva, medible y alcanzable.

La primera de ellas se refiere a que al cerebro se le dificulta notificar el no, sucede que cuando piensas en negativo como: “salir de la depresión” y “dejar de tener las tarjetas a tope”, tu actitud comienza a cambiar. Lo óptimo, sería pensar “pagar las tarjetas” y “mantenerme optimista”.

Puedes leer: Los 35 hábitos para ser más eficiente

Respecto a lo medible y conforme el ejemplo de pagar las tarjetas, si tienes dos, una meta posible sería reducir a la mitad una tarjeta y pagar totalmente la otra. Como indica Alto Nivel, mientras más claridad haya en tu mente, más te ayudará a lograr tu meta. Además, podrás medir tus avances, resultando en algo esperanzador.

Asimismo, lo alcanzable se relaciona con fijar metas realistas; algo que puede ayudarte es establecer un máximo de 10 metas para el año, de esta manera no te sentirás fatigado por la responsabilidad de cumplir todas.

Metas hacia el crecimiento personal

Es importante que cinco de tus objetivos para el 2020 sean destinados hacia tu desarrollo como persona. Al generar buenos hábitos, mejorarás tu carácter y harás lo necesario para tener lo que anhelas.

Algo que puede servirte es la secuencia del ser, hacer y tener. Un claro ejemplo si tu meta es tener un spa, dentro del “ser” es leer dos libros acerca de influencia positiva, en el “hacer” está el influir positivamente a una persona y para el “tener”, con la ayuda que vas compartiendo tendrás mas posibilidades de abrir tu spa.

La finalidad está en que crezcas personalmente, fijando metas que te motiven a formar hábitos de éxito.

Puedes leer: Los 6 hábitos de la gente mentalmente fuerte