Entre 2015 y 2020, el mundo perderá entre 5 y 7 millones de empleos debido al auge de la tecnología digital, según el El futuro de los trabajos, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Tal transformación, afirma el WEF, provendrá de los avances tecnológicos como la inteligencia artificial, el machine learning, la impresión 3D, la nanotecnología y la biotecnología. Pero no todo son malas noticias. El WEF espera que otros 2 millones de trabajos serán creados en campos relacionados con la computación, las matemáticas, la arquitectura y la ingeniería.

Ante esta situación el presidente del Global Youth Leadership Forum, Jacobo Pombo, considera que el impacto de la tecnología es uno de los principales desafíos que está afrontando nuestro planeta, lo cual afecta de manera definitiva al mercado de trabajo.

Puedes leer: Rey Felipe VI recibe al Comité Organizador de la 5a Edición del Global Youth Leadership Forum

“La mayoría de empresas y gobiernos han consensuado que el aprendizaje de carreras técnicas, conocidas como STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) serán las más demandadas en el futuro”, considera.

Pombo señala que un aprendizaje continuo a lo largo de toda la vida profesional puede ser una receta (simple, debido a la ausencia de tiempo para profundizar) sobre las carreras que serán más demandadas en los próximos años, así como las aptitudes que se requerirán para tener éxito en el mundo profesional.

¿Con qué habilidades deben contar con los jóvenes universitarias para aplicar en un puesto de trabajo?

La complejidad y transversalidad de los desafíos que afrontan las compañías hace que la versatilidad, la capacidad de trabajar en equipo, de innovar y de estar sometido a un proceso permanente de reciclaje/aprendizaje, puedan ser habilidades decisivas para poder marcar la diferencia.

¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentan los jóvenes universitarios al seleccionar o buscar una plaza laboral?

Tratar de da respuesta a las necesidades de un mercado tremendamente competitivo, en constante evolución y en el que la exponencialidad de la tecnología introduce un factor de incertidumbre nunca antes visto en los distintos sectores productivos.

¿Qué recomendaciones ustedes dan a los jóvenes universitarios para prepararse mejor ante la posibilidad de un buen puesto de trabajo?

En primer lugar entender que el cambio y la evolución van a ser una constante a lo largo de su trayectoria profesional. Las carreras largas en una misma compañía parecen ser recuerdos del pasado. Igualmente, que asuman que el trabajo duro, la capacidad de adaptación, de innovación y la formación constante son tres pilares que deben regir su trayectoria profesional. Por último, sería importante que las direcciones de las grandes empresas sigan la senda iniciada y traten de generar valor en torno a sus empleados para trabajar conjuntamente y responder, de la manera más eficaz posible, a los desafíos que del mercado.