Por Javier Murillo Acuña*

The World Economic Forum (WEF) definió el año pasado que para el año 2022 se espera que 75 millones de empleos queden desplazados en 20 de las economías más importantes. En Colombia, por ejemplo, la academia y el mercado laboral discuten sobre las próximas necesidades en cuanto a recursos humanos, pues mientras que el desempleo crece en el país, las compañías aseguran que no están llenando las vacantes, porque la gente no tiene las habilidades necesarias. En una época de apertura tecnológica, es cada vez más evidente que el título académico no es suficiente y la demanda de habilidades aumenta.

En diversos foros se han dado a conocer actividades que para el futuro próximo tendrán una baja en la demanda como las relacionadas a la destreza manual, resistencia y precisión, habilidades espaciales, auditivas, verbales y de memoria, manejo financiero de recursos materiales la instalación y mantenimiento de tecnología, manejo de personal, control de calidad y conciencia de seguridad o la coordinación y manejo del tiempo.

La empresa multinacional norteamericana Cognizant, que ofrece servicios en tecnologías de la información, consultoría y externalización de procesos de negocio, dio a conocer 21 empleos del futuro que podríamos ya llamarlos del presente que tendrán una demanda progresiva, por ejemplo: ingeniero de basura de datos. La teoría detrás de los “datos basura” es bastante deficiente, incluso si los datos no se han utilizado en los últimos 12 meses, todavía tiene el potencial de convertirse en información. ¿Cuántas empresas u oficinas de gobierno en el mundo no empleará a estos especialistas?

Aunque parezca capítulo de alguna serie de “Black Mirror”, hay que pensar en tener en nuestro directorio de talentos a aquellos hombres y mujeres que sean agentes de ataque cibernético acreditados. Es sabido que las guerras o conflictos se libran cada vez más a través de plataformas virtuales en lugar de en el campo de batalla físico, de hecho, esto ya está pasando a la historia. Las peleas digitales similares a la interrupción del suministro eléctrico de Ucrania en 2015 y las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos -donde Donald Trump resultó ganador-, serán comunes, dicen los que saben.

Un consejero psicólogo experto en rehabilitación de delitos cibernéticos juveniles, es otra de las carreras del futuro próximo en esta revisión del nuevo panorama global. Si bien los cigarrillos y el alcohol no han desaparecido, las tentaciones experimentadas por los jóvenes de hoy difieren mucho de las de las generaciones anteriores. Hoy en día, el dinero fácil tienta a un número creciente de jóvenes que ni estudian o trabajan a cometer delitos cibernéticos.

El concepto de “Jefe de conducta empresarial”, tendrá que ser también un tema dentro de nuestro presupuesto en la nómina. Es un hecho que dar sentido al comportamiento de los empleados puede ser uno de los grandes desafíos en el área de recursos humanos, la tarea será algo más fácil con la adopción generalizada de sensores y tecnología biométrica en el lugar de trabajo. Con el uso de datos de desempeño, datos emocionales y datos de interacción a través de tecnología biométrica de última generación, sensores personales, ambientales y espaciales, el jefe de conducta empresarial analizará y evaluará los datos de comportamiento de los hombres y mujeres que estén en las áreas de mayor importancia de nuestra corporación. El estrés, las presiones emocionales externas o un mal clima laboral será plenamente identificado por la inteligencia artificial.  

La evolución de la inteligencia artificial en el internet de las cosas ha llegado hasta las oficinas y nuestros hogares, por ello hay que pensar en la “Gerencia de diseño de las casas inteligentes”, estos nuevos perfiles trabajarán con arquitectos, ingenieros y clientes para diseñar hogares amigables con el medio ambiente y la estética. Las cocheras automáticas serán parte de la historia. 

Las nuevas tecnologías se utilizan cada vez más para hacer videos y en general para la generación de contenidos falsos en la web. Es bien conocido cómo literalmente pueden poner las palabras en la boca de alguien con cualquier finalidad. Si bien los resultados de algunas de estas falsificaciones profundas o “fake news” pueden parecer benignos o incluso divertidos, otros podrían resultar apocalípticos. Un ombudsman de la identidad virtual pasará a la historia entre las naciones.

El reclutamiento

Desde el punto de vista del empresario se preguntarán: ¿Y cómo puedo conseguir a estos trabajadores con el “chip” ya integrado? El avance de la inteligencia artificial también ha llegado al área de recursos humanos. No sólo tendremos acceso a candidatos de forma online, también podremos filtrar qué talento es el que necesitamos. Pero también a nivel interno, dentro de la compañía nos va a permitir una rápida gestión de talento, optimizando el tiempo a la hora de encontrar perfiles que se ajusten a proyectos concretos, incluso el tiempo que podrían permanecer en la empresa.

Según un segundo estudio anual AI at Work, realizado por Oracle y Future Workplace -empresa de investigación dedicada a preparar a los líderes para las disrupciones en el reclutamiento, desarrollo y contratación de empleados-, aplicado a más de 8 mil 370 empleados de 10 naciones, así como a gerentes y líderes de recursos humanos, se descubrió que la inteligencia artificial cambió la relación entre las personas y la tecnología en el trabajo, y le está dando una nueva forma a la función que los equipos de recursos humanos necesitan asumir para captar, contratar y desarrollar talento.

Casi 7 de cada 10 personas entrevistadas dicen confiar más en un robot que en su gerente. La investigación a nivel mundial destaca la manera en que la inteligencia artificial está cambiando la relación entre las personas y la tecnología en el trabajo. El promedio mundial es de 64%, con India (89%) y China (88%) como los países con los porcentajes más altos de trabajadores que confían más en la tecnología. El 65% de los encuestados a nivel mundial se mostraron optimistas y entusiasmados por tener robots como compañeros.

Cuando se les preguntó a los encuestados qué pueden hacer los robots mejor que sus gerentes, respondieron que los robots son mejores en proporcionar información imparcial (26%), mantener los programas de trabajo (34%), resolver problemas (29%) y administrar el presupuesto (26%).  Cuando se les preguntó a los encuestados qué pueden hacer los gerentes mejor que los robots, respondieron que las tres tareas principales eran comprender sus sentimientos, capacitarlos y crear una cultura de trabajo. Es decir, aun existen tareas que la inteligencia artificial no puede (aún) hacer y el ser humano sí.

*El autor es experto en transformación digital e inteligencia artificial. Es cofundador de Metrics.