Actualmente, alrededor del 25% de la población mundial está en crisis de agua inminentes, para 2025 se prevé que la cifra supere el 60%. Los riesgos del agua son cada vez más importantes para el desarrollo económico y los negocios; además de los impactos de la salud humana y los ecosistemas.

De acuerdo a una publicación del Banco Mundial, la escasez de agua exacerbada por el cambio climático, podría costar a algunas regiones para 2050 hasta el 6% de su Producto Interno Bruto (PIB), incitar la migración y causar diversos conflictos. En 2018, las empresas indicaron más de 38 mil millones de dólares en pérdidas financieras por los desafíos hídricos.

Puedes leer: Estudio: Cambio climático estaría disminuyendo el tamaño de las aves

Los efectos del incremento de la población, el aumento de los ingresos y la expansión de las ciudades, provocarán que la demanda de agua aumente exponencialmente; mientras que el suministro se convierta más errático e incierto.

A medida que se acrecente la frecuencia, gravedad y complejidad de los riesgos del agua, se requerirán enfoques más ambiciosos e innovadores. Por su parte, los gobiernos a nivel nacional, estatal y municipal deben ser responsables en última instancia de garantizar el acceso a un suministro de agua limpio, asequible y confiable.

Cabe resaltar, que el sector corporativo también tiene un papel fundamental que desempeñar; como lo son las empresas, los principales usuarios, distribuidores o gerentes de suministros de agua.

Las empresas en áreas tecnológicas de la información pueden aprovechar sus habilidades para escalar soluciones digitales y las instituciones financieras pueden incrementar las inversiones, los seguros; así como las soluciones bancarias para mejorar el uso del agua en ciudades, empresas y hogares.

Acciones que los líderes empresariales deben considerar para enfrentar la crisis del agua

Conforme al Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), existen tres conjuntos de acciones que cualquier empresa debería considerar como parte de su compromiso para este problema hídrico:

  1. Gestión del agua: En un número creciente de industrias y ubicaciones, hay un potencial sin explotar para aprovechar las nuevas tecnologías y el modelo comercial o las innovaciones financieras de agua rentables y escalables.  Las estrategias corporativas del agua deben garantizar el cumplimiento, resolver los riesgos y mejorar la eficiencia del recurso; asimismo, la gestión de los residuos y la reposición en las propias operaciones comerciales y la cadena de valor de la empresa.
  2. Administración del recurso:  Para ser eficaz, necesita inversiones conjuntas, mecanismos colectivos de gobernanza y responsabilidad del agua. Requiere una recopilación y análisis de datos complejos sobre el valor económico del recurso natural, incluidas las compensaciones por su uso, la comprensión del nexo agua-comida-energía, economía política y la dinámica demográfica.
  3. Defensa del agua:  Alguno líderes corporativos caminan hacia ser defensores de la sostenibilidad de agua a nivel local, nacional y global; ya que, invierten en investigación, innovación y tecnología más allá de sus necesidades operativas inmediatas. Además, apoyan los esfuerzos para aumentar la conciencia pública y la educación acerca de la crisis.

Son diferentes socios del WEF, que ya están tomando acciones por medio de colaboraciones como: la plataforma 2030 Water Resources Group, la coalición 50L Home y la Iniciativa Valuing Water.

Puedes leer: Estos ‘obstáculos’ impiden la llegada de más turistas a Centroamérica