Por Rosa María Bolaños

El Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat) efectuó durante el 2019 la actualización de la herramienta de jerarquización de los destinos turísticos, la cual se hizo más estricta en los requerimientos y evaluaciones, dijo Jorge Mario Chajón, exdirector de ese ente.

El fin es detectar las áreas por mejorar y las oportunidades por aprovechar de los diferentes destinos.

La jerarquización se divide en 5 categorías que cubren tres tipos de atractivos turísticos como los de naturaleza, culturales y socioeconómicos (parques temáticos).

La actualización se trabajó durante un año, con el fin de tener mejor resultado que le diga al país y entes relacionados al turismo, servicios y al destino las áreas de mejora, explicó Chajón. Con esa herramienta se evita la discrecionalidad y opiniones subjetivas para que sirva de base para hacer programas de mejora en cada atractivo y destino turístico, añadió.

El Parque Nacional Tikal, uno de los destinos íconos del país, ha estado en la jerarquía 5 desde que se creó la herramienta en Guatemala. Esta consiste en la más alta y se refiere a un atractivo con rasgos excepcionales de interés y valor mundial.

En tanto el Parque Arqueológico Yaxhá y la Isla de Flores estaban en jerarquía 4, que se trata de atractivos excepcionales y representativos para Centroamérica, capaz de atraer turistas nacionales o extranjeros. Con la nueva evaluación pasaron a jerarquía 3, donde se agrupan los atractivos con algún rasgo llamativo, de representatividad nacional, capaz de interesar a visitantes de larga distancia.

Se evalúan diferentes variantes integradas en seis ejes de aptitud turística, es decir las características del lugar y el entorno, además de 5 ejes de capacidad turística como accesos, servicios y otros. A estos se les va dando un punteo.

En el caso de Tikal se detectó que hay carreteras y aeropuerto cercanos, pero se puede mejorar, además que tiene altos reconocimientos internacionales incluyendo el del Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco y altísimo valor histórico.

Sin embargo, le impactaron negativamente en la calificación aspectos como la falta o la necesidad de mejoras en diversos servicios como un buen sistema de control de ingresos, mejora en el museo existente en el lugar, modernizar y ampliar y establecer de manera formal un centro de atención a visitantes. Se detectó que el actual centro de visitantes se volvió un desorden, hay tiendan que no están controladas y algunas tienen una construcción de mala calidad, dijo Chajón.

“Los destinos siguen siendo altos atractivos turísticos, pero al pasar la evaluación con dicha herramienta vemos cuáles son las deficiencias. La primera vez que se hizo fue para el plan maestro en el 2013 y 2014, y en el 2019 se actualizó” agregó, por lo que se debe continuar la labor para mejorar la experiencia del visitante en esos importantes atractivos históricos y turísticos.

“Para Inguat, estar conscientes de que Tikal es categoría 4 y no la máxima categoría como estaba antes, es fundamental para saber que hay trabajo por hacer para volverlo de nuevo a categoría 5. Definir el plan, ejecutarlo y cerrar las brechas”, expuso.

En Tikal se observó

Aptitud turística:

  • Estado actual: bueno (se emiten recomendaciones)
  • Distinciones: muy bueno, es Patrimonio de la Humanidad emitido por la Unesco
  • Importancia turística: indispensable
  • Contaminación ambiental: poca, pero se puede mejorar
  • Accesibilidad universal: regular, pero se debe ampliar
  • Gobernanza: buena, pero se debe ampliar.

En el eje de capacidad turística:

  • Accesibilidad vial: buena
  • Planta turística: buena
  • Instrumentos de gestión: aceptable
  • Conectividad turística: regular
  • Servicios complementarios: buenos, pero se deben ampliar

Propuesta

  • La propuesta que se hace para el lugar es:
  • Actualizar el plan maestro (existente desde el 2004-2008)
  • Implementar plan manejo de visitantes del parque (capacidad de carga)
  • Y ampliar y mejorar los servicios que se mencionan en la evaluación, accesibilidad universal, programa de sensibilización a los visitantes, mejora de las instalaciones de los ingresos al parque como la garita principal, el centro de visitantes, acondicionar área para vendedores.

La propuesta incluye estimación del presupuesto que se deberá buscar con las municipalidades a donde pertenezcan los destinos y otros entes relacionados.

Estos son las primeras tres evaluaciones efectuadas, según el plan se deberá seguir la revisión de otros destinos empezando por el orden de importancia más y luego continuar abarcando a cada uno de los 1 mil 400 destinos en el país, indicó.

Chajón fungió hasta el 20 de enero del 2019 como director del Inguat, cargo que ocupó desde el 2016. Por la tarde del lunes fue juramentado y asumió el nuevo director Mynor Cordón.

Los cambios fueron presentados junto diversa documentación y proyectos durante la transición con las nuevas autoridades, según el exdirector.

Ahora corresponderá a las nuevas autoridades informar acerca de los detalles al sector privado y al resto de entidades, incluyendo a las municipalidades, para definir las acciones.

A Yaxhá lo que le hace falta es mejorar tanto el centro de visitantes como el acceso y el tratamiento de aguas residuales y desechos.  En Flores se observó la necesidad de más involucramiento de las autoridades municipales, agregó.

La herramienta de jerarquerización se basa en instrumentos del Centro Interamericano de Capacitación Turística de los Organismos de Estados Americanos (Cicatur-OEA). Esta evalúa las aptitudes y capacidad turística de los lugares. Pero la evaluación no la hace esa entidad, sino los entes nacionales, en este caso el Inguat.

“La OEA provee algunos instrumentos, pero también se revisaron los que están usando otros países como Perú, España, Colombia y México”, agregó Chajón.

Las otras dos categorías son la 2 como recurso de representatividad nacional y la 3 que se trata de los recursos de interés local.

*En alianza con Prensa Libre