Por María Fernanda Navarro

En diciembre de 2018, 17 días después de que arrancó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard anunció que autoridades mexicanas y estadounidenses, con el apoyo del sector privado, invertirían 37,000 millones de dólares para mitigar las causas de la migración en el sur de México y Centroamérica.

La promesa se enfocaba en impulsar el crecimiento regionalempleos mejor remunerados y mayores oportunidades para mexicanos y centroamericanos; sin embargo, 13 meses después de la implementación de este plan de desarrollo integral, no hay datos precisos que demuestren sus resultados. 

Hasta la fecha se han creado 90,000 empleos en Honduras, El Salvador y Guatemala como parte de este programa de desarrollo, aseguró Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), ayer durante una conferencia de prensa. 

Lee: 

Sin embargo, ni la SRE, la Secretaría de Gobernación (Segob) ni el Instituto Nacional de Migración (INM), cuentan con información precisa en torno las inversiones que ha hecho el gobierno de México, el tipo de empleos que se han generado, cuántas personas se han integrado con éxito y en que regiones de esos países. 

Ninguna de las tras instancias gubernamentales respondieron una solicitud de información elaborada por Forbes México con el objetivo de precisar y ampliar la información presentada por el canciller. 

También es incierto cuántas personas se han integrado a los programas de desarrollo social –Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro– que el gobierno mexicano implementó en El Salvador y Honduras.

Te recomendamos: 

“Ya ese programa arrancó, claro está que todavía no tenemos los 20,000, pero ya estamos en camino porque entendemos que independientemente de cualquier otra consideración, México lo que ha resuelto es apoyar la creación de empleos en esos países, porque queremos, y así lo hemos hecho”, apuntó Ebrard, al ser cuestionado en torno al avance de estos programas. 

Desde el arranque del gobierno de AMLO se estableció que los migrantes que así lo solicitaran podrían obtener calidad migratoria bajo la figura de residente temporal con permiso de trabajo, trabajador fronterizo solicitante de la condición de refugiado, visitante por razones humanitarias, visitante temporal o persona en tránsito hacia otro país.

Las personas que manifiestan que su internamiento en el país es llegar a Estados Unidos serán ubicadas en zonas específicas, se les brindará asistencia humanitaria y apoyo para que realicen sus solicitudes de ingreso al país vecino.