La ciudad de Wuhan, China, está construyendo de forma acelerada un hospital de 1,000 camas para tratar a los infectados del coronavirus surgido en esa localidad.

Tras iniciar los trabajos el jueves, se prevé tenerlo listo para el lunes 3 de febrero, informó el Changjiang Daily, es decir, tardará sólo 10 días en edificarlo.

Los edificios están siendo levantados en torno a un complejo vacacional destinado originalmente para trabajadores, situado en unos jardines junto a un lago a las afueras de la ciudad, en la cual viven 11 millones de personas.

Imágenes televisivas y fotografías de medios estatales mostraron a una treintena de excavadoras mecánicas removiendo la tierra en el lugar.

De acuerdo con el rotativo, para los trabajos se ha optado por módulos prefabricados a fin de terminar rápido.

“Porque se utilizarán esos materiales, no solo se construirá rápido, sino que su coste será bastante económico”, apuntó el periódico.

La decisión de construir el hospital se tomó debido a que el resto de los hospitales de la ciudad ya están desbordados por la epidemia e incluso pidieron ya donaciones de equipos de protección como máscaras y trajes especiales, pues los suministros empezaban a escasear.

Esta no es la primera vea que China construye rápido un hospital. En 2003, durante la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus siglas en inglés), Pekín ordenó edificar la clínica especializada de Xiaotangshang, en las afueras al norte de la ciudad.

En ese entonces, unos 7,000 trabajadores tardaron solo una semana en construirla.

Con información de Reuters y El País