Reuters.- China intensificó las medidas para contener el coronavirus que ha matado a 26 personas e infectado a más de 800, con la suspensión del transporte público en 10 ciudades, el cierre de templos en medio de la celebración del Año Nuevo Lunar e, incluso, de la Ciudad Prohibida y partes de la Gran Muralla.

La festividad, que dura una semana y comenzó este viernes, da la bienvenida al Año de la Rata, pero las autoridades sanitarias temen que la tasa de infección se acelere, ya que cientos de millones de personas viajarán a sus casas y al extranjero. El parque temático Shanghai Disneyland anunció el cierre de sus puertas a partir del sábado hasta nuevo aviso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el jueves el nuevo coronavirus como una emergencia para China, pero no llegó a declarar una epidemia de interés internacional.

Aunque la mayoría de los casos y todas las muertes han sido en China, el virus ha sido detectado en Tailandia, Vietnam, Singapur, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Estados Unidos. Es muy probable que también haya casos en Reino Unido, señaló un funcionario de salud.