Por Ximena Soto

Crear un producto o servicio enfocado en los requerimientos reales del cliente no es un valor agregado, sino una necesidad de cualquier empresa que quiera crecer. Ya no es suficiente ofrecer una solución unidireccional a una aspiración del consumidor, sino que es indispensable estar en constante contacto con ellos y descubrir qué demandan ahora.

“Muchas veces el dueño del negocio se enfoca únicamente en lo que él quiere ofrecer o en lo que él cree que las personas necesitan, pero debe enfocarse en el cliente, en lo que requiere, en lo que el cliente realmente está pidiendo”, dice Ana Alfaro, mentora de emprendedores y directora fundadora de la plataforma You Pura Vida, quien concluye que el trabajo de la empresa está en traducir las peticiones de un consumidor, que tal vez no sabe exactamente lo que quiere, en una oferta que cubra esa vaga necesidad que no encuentra en la oferta actual. De no hacerlo así, es probable que la compañía en cuestión se pierda en el mar de la competencia, que atienda a clientes limitados y, por lo tanto, no explote su máximo potencial en el mercado. Para mantener una evolución constante enfocada en los clientes, los expertos recomiendan cinco pasos.

Puedes leer: The Spa en el Bosque, el nuevo templo del bienestar en Nicaragua

  1. HAZTE VISIBLE. No basta con tener la mejor oferta, debes facilitarle el acceso a tu cliente: que te encuentre mientras viaja a su trabajo, mientras está en las redes sociales o lee noticias y que, con un sólo clic o llamada, pueda contratarte.
  2. CORTE A LA MEDIDA. Diseña y entrega una oferta flexible, que el consumidor pueda crear el servicio que necesita o comprar eso que estaba buscando.
  3. EXPLOTA LOS RECURSOS DIGITALES. En este siglo, no hay mejor forma de conocer lo que quiere tu consumidor que escuchar activamente a través de medios digiatles como las redes sociales. Son inmediatas y, hasta cierto punto, el anonimato permite que el cliente hable de forma más libre, diga lo que quiere y también lo que no le gusta.
  4. SÉ CONSCIENTE DE TU HUELLA EN EL MUNDO. Siempre encontarás un parea en la que puedas disminuir tu impacto negativo, como el medio ambiente, o encontrar estrategias que mejoren tu ecosistema, como una oferta sustentable, políticas de recursos humanos positivas o un producto que haga sentir a tu cliente que su compra mejora el mundo en el que vive.
  5. PILOTEA. Una idea en papel puede ser perfecta, pero si no está probada por el consumidor, puede no funcionar como esperas. Selecciona un grupo de clientes para que usen un piloto y te den retroalimentación cada que lances una oferta. Si no funciona, vuelve a intentarlo hasta que encuentres eso que cambie la vida de tu consumidor.

Puedes leer: Los 35 hábitos para ser más eficiente