EFE.- Dos activistas del gobernante Partido Nacional de Honduras fueron asesinados a tiros este martes en dos hechos que se registraron en la capital del país centroamericano, informaron fuentes oficiales.

En el primer suceso, el dirigente Dagoberto Villalta fue asesinado en el barrio la Obrera de Tegucigalpa, según un informe preliminar de la Policía de Honduras.

Villalta fue atacado por dos hombres armados, según versiones de testigos citados por el organismo de seguridad.

Los atacantes se transportaban en una motocicleta, en la que huyeron luego del crimen, añade el informe policial.

En el segundo hecho, ocurrido hoy también, otro activista del Partido Nacional, identificado como Marcial Martínez, fue atacado a balazos en el barrio Villanueva, al oriente de Tegucigalpa, por hombres desconocidos.

Puedes leer: Honduras registra 269 homicidios en enero de 2020, un 2.9% menos que en 2019

Martínez fue asesinado mientras supervisaba un proyecto de alcantarillado sanitario en Villanueva, según vecinos del lugar.

Agentes de la Policía hondureña realizan las investigaciones en los lugares de los crímenes para determinar los móviles e identificar a los agresores.

El pasado 31 de enero fue asesinado a balazos el también activista del Partido Nacional Óscar Obdulio Licona, en el barrio Villa Unión de Tegucigalpa.

Licona se dirigía hacia su casa cuando fue interceptado por hombres armados que le infirieron varios disparos, según la Policía Nacional.

El designado presidencial (vicepresidente) de Honduras, Ricardo Álvarez, indicó en Twitter que la muerte violenta de los tres activistas “no es casualidad, no es coincidencia, es un plan debidamente planificado”.

Las tres víctimas eran “mis amigos, todos grandes nacionalistas y hondureños”, enfatizó Álvarez, quien señaló que “si esto no lo resuelven (las autoridades), quiere decir que nada resolverán”.

El viceministro hondureño de Seguridad, Luis Suazo, lamentó el fallecimiento de los activistas políticos y aseguró a periodistas que los responsables de esas muertes serán “capturados y llevados a la Justicia”.

Dijo que no se puede descartar que las tres muertes violentas estén relacionadas con el ámbito político, pero serán las investigaciones las que darán pistas sobre las causas y lo autores de los crímenes.

“Estamos haciendo investigaciones, hay equipos asignados en cada caso, pero les puedo garantizar que vamos a capturar a los responsables”, enfatizó el alto cargo de seguridad.

La violencia criminal en Honduras deja este año un promedio diario de entre ocho y diez muertos, según fuentes oficiales.