Li Wenliang fue el primer médico en alertar sobre el coronavirus, lo que le valió ser reprendido por las autoridades policiales que le acusaron de difamación.

Actulamente, el médico se encuentra infectado por el coronavirus, por lo que ha pasado por la unidad de cuidados intensivos de un centro sanitario de Wuhan tras contraer la enfermedad.

De acuerdo con diversos medios de comunicación, el contagio se produjo después de que el médico tratara sin saberlo a un paciente con el coronavirus que se ha cobrado la vida de al menos 490 personas en el país asiático.

Puedes leer: Embarazadas podrían transmitir coronavirus a sus bebés, reportan médicos chinos

El 10 de enero comenzó a toser y a tener fiebre y dos días más tarde ingresó en el hospital después de que se agravaran los síntomas. El pasado 1 de febrero dio positivo en coronavirus, según adelanta la CNN.

De acuerdo con el sitio web La Vanguardia, los hechos se remontan al 30 de diciembre cuando Li escribió un mensaje a través de una popular aplicación de mensajería china –WeChat- dirigido a un grupo de exestudiantes de medicina.

Li Wenliang explicó que siete pacientes de un mercado local de pescado habían sido diagnosticados con una enfermedad similar al SARS y habían sido puestos en cuarentena en el hospital donde trabaja.

Pero en cuestión de horas, las capturas de pantalla de sus mensajes se volvieron virales, sin que se ocultara su nombre. “Cuando los vi circulando en línea, me di cuenta de que estaba fuera de mi control y probablemente sería castigado”, explicó Li. Poco después, la policía de Wuhan lo acusó de difamación.

El mismo día en el que Li envió un mensaje a sus amigos para alertarles sobre el coronavirus, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan había emitido una alerta informando a las instituciones médicas de la ciudad que una serie de pacientes del Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan tenían una “neumonía desconocida”.

Horas más tarde, las autoridades de Wuhan anunciaron el brote y alertaron a la Organización Mundial de la Salud. A pesar de ello, Li fue citado en una comisaría y reprendido por difundir los mensajes, por lo que tuvo que reconocer haber cometido “un delito menor” y no volver a cometer “actos ilegales”.