EFE.– El Gobierno de Nicaragua lanzó este viernes una campaña contra la violencia hacia las mujeres, con el objetivo de que el país “sea libre de toda forma de discriminación”, informó la Presidencia.

“Queremos que nuestra Nicaragua sea libre de toda forma de discriminación, respeto, intolerancia y violencia, contra cualquier ser humano, contra la juventud, la niñez, las abuelitas, y nuestra condición de mujeres dignas y valientes”, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, en una alocución.

La campaña, denominada “Mujeres por la Vida, ¡Mujeres por la paz y bien!”, fue lanzada de manera oficial en Managua, entre críticas hacia el Gobierno que preside el esposo de Murillo, Daniel Ortega, por el incremento de los feminicidios en los últimos años, incluyendo siete casos en enero pasado.

Puedes Leer: Oposición de Nicaragua pide ampliar acuerdo entre OEA y Ortega

“Nos pronunciamos para que nuestro país sea libre de toda forma de intolerancia, falta de consideración, humillación, crueldad, degradación psicológica o física, contra nosotras las mujeres”, agregó la primera dama, en su alocución, a través de medios del Gobierno.

El lanzamiento oficial de la campaña fue hecho un día después de que el Gobierno nicaragüense restableció las Comisarías de la Mujer, luego de cuatro años de haberlas suprimido, sin brindar explicaciones.

Según las estadísticas de las organizaciones feministas nicaragüenses, un total de 49 mujeres fueron víctimas de feminicidio en Nicaragua en 2016, año en que cerraron las Comisarías de la Mujer, desde entonces reportaron 57 en 2017, otros 57 en 2018, y 59 en 2019.

En sus declaraciones de esta tarde, Murillo expresó: “Exigimos al Estado nicaragüense que nos unamos todos para proteger la vida de todos, y en particular proteger la vida de las mujeres, haciendo respetar las leyes y aplicándola con rigor para hacer justicia, en correspondencia con los derechos establecidos en nuestra Constitución”.

El llamado de Murillo se dio un día después de que los familiares y el abogado defensor de la “presa política” María Sánchez, denunciaron que esta sufre torturas físicas y psicológicas en prisión, donde supuestamente la abren de piernas “a más no poder” y amenazan con encerrar a sus hijos, si no acepta ser culpable del delito de narcotráfico ante un juez.

La vicepresidenta no se expresó sobre el caso de Sánchez, ni de más de 65 “presos políticos” que dicen sufrir torturas por oponerse al Gobierno de Ortega.

Murillo, quien afirmó que Nicaragua es uno de los países con más funcionarias en el mundo, no especificó en qué consistirá la campaña contra la violencia hacia las mujeres, y dijo que se extenderá de forma gradual en toda Nicaragua, partiendo de Managua.

Las ONG feministas han instado a las mujeres a cuidarse “unas a otras”.

Nicaragua era considerado uno de los países más seguros de Latinoamérica hasta el estallido social contra el presidente Ortega, en abril de 2018.