Por Natiana Gándara

Empresarios que conforman la Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica (Fecamco) manifestaron una “profunda “preocupación” por lo que afirman es la “militarización de la Asamblea Legislativa de El Salvador”.

“El inconcebible despliegue de efectivos militares al interior del recinto legislativo en El Salvador, constituye un atentado sin paliativos contra la vocación democrática de nuestro hermano país y exhibe un abuso de poder intolerable por parte del Ejecutivo salvadoreño”, señalaron.

Para el gremio, combatir la delincuencia debe ser prioridad en cualquier gobierno, pero no puede ir contra de la Constitución ni del Estado de Derecho.

“Solicitamos encarecidamente a las autoridades de El Salvador a dialogar de manera responsable en la búsqueda de una solución que se encuentra apegada a las leyes salvadoreñas.”, detalla el comunicado.

Piden se evite el uso de la fuerza y la irresponsable invocación al derecho a la insurrección popular, que no contribuyen a la atracción de la inversión y el crecimiento económico en la región.

Puedes Leer: Militares y policías ocupan Congreso en medio de presiones de Bukele por recursos para seguridad

Por su parte la Asociación Nacional de la Empresa Privada (Anep) hizo un llamado a mantener la armonía y respeto al orden constitucional y separación de poderes.

La Anep reiteró que el Ejecutivo no puede excederse en sus funciones al interpretar la Constitución, colocando al país en una crisis institucional por un choque de poderes ante la discrepancia en la aprobación de un préstamo.

“De continuar con este choque, perderemos todos. El presidente perderá legitimidad, sufrirá la imagen del país, lesionamos la democracia, la seguridad y estabilidad de las inversiones y demás áreas necesarias para el crecimiento y desarrollo”, citó el comunicado.

Anep es una de las instituciones que representa a más de 15 mil empresas, 93% de ellas son pequeñas, el 4% medianas y el 3% grandes empresas.

También, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador se pronunció y consideró que es un momento para abrir espacios de diálogo, resguardar el respeto y equilibrio entre los poderes públicos y privilegiar, por encima de todo, los eminentes intereses de la patria.

“No es momento para crear falsas crisis institucionales ni para hacer llamados de insurrección popular”, refiere el documento.

Según la cámara no deberían existir razones de peso que justifiquen convocatorias para intimidar a ningún órgano del Estado.

Otra entidad que se pronunció fue la Federación de Entidades Privadas de Centro América, Panamá y República Dominicana (Fedepricap) quienes afirman que el diálogo y respeto a la democracia es fundamental para asegurar la paz y armonía de la población.

En opinión de los integrantes de Fedepricap fomentar la violencia y la división en la población no abona en nada el desarrollo de los países, por el contrario, desincentiva la inversión, la actividad económica y la generación de oportunidades para los emprendedores.

*En alianza con Prensa Libre