Tras la presencia del Ejército en Asamblea Legislativa el pasado domingo, el presidente de El Salvador, Nayib Buekele dijo “si yo fuera un dictador o alguien que no respeta la democracia, ahora (el domingo) hubiera tomado el control de todo”.

“El pueblo se enojó cuando pedí calma, pero si hubiera querido hubiera tomado el control de todo el Gobierno esta noche”, señaló en entrevista con el rotativo El País.

“Alguien que no conoce El Salvador ve la foto de los militares en el Congreso y dice: “¡Qué barbaridad!” Pero, qué es más grave, una foto de unos militares donde no se agredió a nadie, no hubo heridos, ni disparos… o saber que hubo diputados (de Gobiernos anteriores) que negociaron con pandilleros. Lo de los militares solo fue un acto de presencia”, dijo el mandatario centroamericano.

Al ser preguntado sobre un posible llamado de la Organización de los Estados Americanos para informar sobre lo que pasado en el congreso local, Bukele mencionó que enviaría a su canciller para dar una expicación.

El presidente salvadoreño destaca que el 90% de la población de su país lo apoya, de acuerdo a encuestas, además cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas y la policía.

“El pueblo se enojó cuando pedí calma, pero si hubiera querido hubiera tomado el control de todo el Gobierno esta noche. Si alguien prefiere enfocarse en una fotografía, está en su derecho, pero hay que ver todo lo que está pasando. El pueblo se dio cuenta que los diputados retiraron el apoyo a los soldados y a los policías que están en las calles y a quienes están matando. Porque El Salvador es un pueblo violento, no hay una sola familia en el país a la que no le hayan matado un familiar”, agregó.

Puedes leer: Empresarios de la región califican como “abuso de poder intolerable” las acciones de Nayib Bukele