Por Paula Maria Ozaeta

Hace ocho años, Aura María Trigueño empezó a vender la miel que producía su apiario en Nueva Santa Rosa, Cuilapa. Empezó trabajando con las abejas europeas o las Apis melíferas que dan la miel tradicional, pero sus clientes le pedían miel blanca, de doncella y de tanete, por lo que investigó y descubrió que esa miel venía de las abejas meliponas.

Decidieron trabajar con esta especie y empezar a vender las 4 mieles, las de las meliponas son mieles curativas y las de las Apis son las nutritivas.

Al conocer estos beneficios, Aura investigó y encontró que podía hacer productos cosméticos, sin imaginar que tendría la oportunidad de viajar a Corea tres meses a prepararse. Una cosmetóloga coreana que había venido de visita al país conoció su producto y decidió apoyarla.

Puedes leer: Guatemala: El sector textil creció sin parar después de la crisis de 2009

Cosméticos a base de miel

Doña Miel es el nombre de su marca, en honor a su abuelita, y con la cual ofrece además de las mieles puras, diferentes tipos de cremas nutritivas que combina con albaricoque, semillas de uva, aloe vera, rosa mosqueta, cúrcuma y carbón activado. Además, elabora jabones, crema para manos y los brillos labiales que tiene cera de abeja y aceite de coco.

Aura vende los productos de Doña Miel a través de las redes sociales y en bazares en los que participa. Sin embargo, ya está completando el proceso para formalizar su empresa y así cumplir su sueño, que es lograr exportar sus productos a Corea.

*En alianza con Prensa Libre