EFE.- La Cancillería de Costa Rica confirmó este miércoles que dos costarricenses iniciaron el proceso de evacuación desde Wuhan, China, centro del coronavirus que ya deja más de 2.000 personas muertas.

Los costarricenses, quienes solicitaron la repatriación por su estado de vulnerabilidad, estarán en Ucrania para cumplir con una cuarentena y darle un seguimiento a su estado de salud, diagnóstico y eventual tratamiento.

Los costarricenses han debido cumplir con ciertos requisitos como el trámite de visas electrónicas y la firma de su consentimiento voluntario para cumplir la cuarentena en territorio ucraniano.

“Ha sido un proceso complejo, desafiante, en el que hemos puesto nuestros mayores esfuerzos para tener un pronto retorno de las dos personas a suelo nacional y dar tranquilidad a sus familias”, expresó en un comunicado el canciller, Rodolfo Solano.

La Cancillería explicó que este proceso debió considerar las condiciones tanto sanitarias como logísticas ordenadas por las autoridades de China en el marco de la contención del Covid-19, así como las condiciones del tercer país, incluido el cumplimiento de un período de cuarentena, como exige la normativa internacional, antes de su retorno a Costa Rica.

Puedes leer: Hondureña sospechosa de coronavirus está “estable”, dice ministra de Salud

Las dos solicitudes de repatriación siguieron el protocolo establecido y se inscribieron dentro de los plazos habituales.

Según los datos del padrón consular, en China residen 388 costarricenses, y hasta el momento no se tienen reportes de nacionales afectados por el coronavirus.

Costa Rica agradeció al Gobierno de Ucrania la “solidaridad expresada al pueblo costarricense” mediante la evacuación y asistencia humanitaria requerida para las dos personas costarricenses.

Según el último parte oficial de las autoridades sanitarias chinas, la cifra de muertos alcanza ya las 2.004 personas, la de contagiados 74.185, y la de casos graves 11.977.

Los síntomas del nuevo coronavirus parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y dificultad para respirar.

A finales de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró alerta sanitaria internacional ante el rápido aumento del número de pacientes afectados por la enfermedad del coronavirus, denominada desde el 11 de febrero COVID-19.