Al mismo tiempo que China lucha contra una de las epidemias más graves del siglo, el bajo nivel de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y la disminución en la demanda energética, comienzan a hacerse más evidentes con el paso de los días.

Las reducciones en el uso de carbón, petróleo crudo, altos hornos y la industria acerera, indican una reducción del 25% en las emisiones de CO2, en comparación con el mismo período de hace dos semanas luego de las vacaciones del Año Nuevo Chino en 2019. Lo equivalente a una disminución del 6% de las emisiones globales durante el mismo período.

Hace un año, China produjo alrededor de 400 millones de toneladas de CO2. Sin embargo, la reducción del uso de combustibles fósiles, registradas en las mediciones satelitales son notorias.

Te puede Interesar: Covid-19 hará que sector aéreo deje de recibir de ingresar 29,300 mdd, alerta la IATA

Consecuencias industriales

Las medidas para contener el coronavirus han resultado en la reducción del 15% a 40% de la producción en sectores industriales clave. Por ejemplo, los vuelos nacionales han bajado un 70% en comparación con el mes pasado.

Entre los sectores más afectados se encuentra la demanda de electricidad y producción industrial que permanecen muy por debajo de sus niveles habituales reportado en años. Además, ha caído drásticamente el uso del carbón en centrales eléctricas y la refinería de petróleo ubicada en provincia de Shandong ha registrado su nivel más bajo desde 2015.

De acuerdo con el análisis inicial de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sugiere que las repercusiones del brote podrían reducir hasta .5% de la demanda mundial de petróleo para el periodo de enero-septiembre de 2020.

Actualmente, el sector de la energía limpia está funcionando muy por debajo de la capacidad, ya que la inversión en este campo así como en los vehículos eléctricos se desaceleró en 2019. Además, la capacidad de energía eólica recientemente instalada cayó un 4%, la de energía solar e hidroeléctrica un 53% y la nuclear en 31%, durante los últimos 11 meses, según el análisis del Consejo de Electricidad de China (CEC).

Te puede interesar: China eleva a 2,118 el número de muertos por COVID-19 entre 74,576 infectados

Respuesta del gobierno

El gobierno de Beijing está muy consciente de los riesgos financieros, ya que ha pedido a los bancos que renueven los préstamos y a sus distritos reducir las rentas y otros costos para las empresas. Además le indicó a los corredores de bolsa comprar acciones con el fin de evitar que los precios de las acciones se derrumben.

En 2020, China iba a exhibir sus logros económicos en camino a construir una sociedad moderadamente próspera, plan establecido hace una década. Sin embargo, las tasas de crecimiento del PIB son significativamente más bajas y difícilmente encajarían en la meta.

El objetivo de crecimiento del PIB para 2020 se establecerá oficialmente en la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional de China, desarrollada a principios de marzo, sin embargo, parece probable que se retrase debido al brote de coronavirus.

Con información de Carbon Brief.