Por Urías Gamarro

El año empezó con un tipo de cambio de Q7.70 y ayer se cotizó en Q7.64, perdiendo entre seis y siete centavos y llamó la atención la adjudicación de un cupo de US$60 millones en bonos del Tesoro.

Las autoridades monetarias brindaron explicaciones sobre este desempeño y manifestaron que hay una sobreoferta de dólares que está presionando a la baja.

Para evitar fluctuaciones bruscas en el mercado cambiario, el Banco de Guatemala (Banguat) ha sido más activo con la regla de participación, saliendo a comprar US$335 millones y a vender a US$5.4 millones, según el reporte hasta ayer.

Te puede interesar: Primera colocación de deuda de nuevo gobierno capta más de Q1 mil millones

Efectos

Sergio Recinos, presidente del Banguat y de la Junta Monetaria (JM), resaltó que la participación es intensa en lo que va del año, comparado con otros ejercicios y se pronostica que se reduzca la participación en los siguientes meses.

Detalló que existe un importante flujo de dólares en la economía en buena parte proveniente de las remesas familiares que hasta el 6 de febrero reportaban US$980 millones con una tasa de crecimiento de 16.5%.

Por el otro lado, explicó el funcionario, la caída del precio internacional de petróleo que en lo que va del año es del 16%, que impacta de manera favorable en la factura petrolera –que es costo de las importaciones de estos productos– se reduce y que genera efectos en el mercado cambiario.

“Observamos un aumento en la oferta de dólares y una disminución de la demanda, lo que hace es que se tienda a apreciarse. La regla de participación se activa y el Banguat entra a participar en todos los casos y hay interés de las instituciones que participan en ofrecer divisas cuando se participa”, subrayó el funcionario, al dar a conocer que la tasa líder de interés se mantiene en 2.75%.

Te puede interesar:“Los contenedores se están apilando en China”: Las preocupaciones de los empresarios por el coronavirus

Perspectivas

Recinos indicó que de acuerdo con las proyecciones del precio del barril de petróleo –que mantiene una tendencia al alza la demanda de dólares– podría aumentar en los próximos meses, al igual que las importaciones, que se mantendrán dinámicas y la variable se mantendrá con demanda.

Mientras que, por el lado de la oferta, las remesas familiares continuarán con crecimiento y para el siguiente cuatrimestre se estima un alza de dos dígitos.

Las exportaciones muestran dinamismo por la recuperación de algunos precios de productos agrícolas de exportación como azúcar, palma, banana y cardamomo.

Además, se refleja un efecto estacional en el primer semestre del año, que es cuando se exporta la mayor cantidad de bienes y el tipo de cambio tiende a una apreciación y en el segundo semestre depreciación.

Con respecto a la colocación de un cupo de US$60 millones en bonos del Tesoro el martes 18 de febrero, el presidente del Banguat, indicó que existe suficiente liquidez en dólares en el mercado, a un vencimiento de 15 años y a una tasa de interés de 4.79%, lo cual calificó como positivo.

Migración de créditos

Recinos insistió en que en la economía existe suficiente liquidez por parte de las instituciones bancarias, esperando que los agentes económicos activen su demanda y aseguró que no es un tema de oferta, si no de demanda.

Una baja de la tasa de interés en este momento no aportaría a que el crédito repunte y el crédito está creciendo al 13 de febrero último en 5.6%.

“Las empresas no están observando todavía las oportunidades hacer inversiones, pero se revertirá a corto plazo”, aseguró.

Declaró que el crédito en moneda extranjera es el que tiene un mayor resentimiento de una caída de 0.9%, pero el crédito en moneda nacional tiene un crecimiento del 9.2%, por lo que los agentes económicos se están deshaciendo de sus créditos en moneda extranjera para tomarlos en moneda nacional, que es más rentable en cuanto a tasas de interés.

Irwing de la Cruz, asesor financiero independiente, confirmó que, en los créditos con altos montos, los bancos están bajando tasas de interés por la estabilidad de la tasa líder de interés en 2.75%.

“Los préstamos en dólares están amarrados al indicador de la tasa líder entre seis meses a un año por una variación muy cercana. Ni sube, ni baja agresivamente y los préstamos en dólares los agentes están prefiriendo hacer el cambio a quetzales por los dólares que ya cambio y subió”, mencionó el especialista.

Hay otros factores que hacen que las personas cambien sus préstamos a quetzales y según el experto, las personas están pagando más por las tasas de interés en dólares cuando realizaron sus operaciones.

“Hay un efecto inverso y las personas prefieren tomar sus créditos a quetzales por la tasa de interés y existe suficiente liquidez para colocar”, enfatizó.

De la Cruz mencionó que, al haber suficiente liquidez en el sistema, las tasas de interés estarían presionando a la baja en quetzales con tal de hacer las -eventuales- colocaciones.

En todo caso, explicó que los bancos deberán a empezar a disminuir sus tasas de interés en los créditos, pero se ha “jugado” con el tipo de cambio que muestra variación. Mientras que la inflación se muestra muy estable, al igual que el crecimiento económico.

Al corto plazo, dijo de la Cruz, es que los bancos estén reactivando los créditos a un nivel accesible, pero de una forma gradual, para que no exista un descontrol o una sobre colocación de operaciones que representen algún riesgo, sobre todo el de consumo.

En alianza con Prensa Libre