El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que en 2019 Nicaragua sufrió una contracción económica de 5.7%, registrando por segundo año consecutivo recesión, esto debido a la erosión de la confianza que produjeron grandes salidas de capitales y depósitos bancarios.

“Se estima que el PIB real sufrió otra contracción en 2019 de 5.7% (en 2018 fue de -3.8%) debido al deterioro de la demanda agregada, la consolidación fiscal y las sanciones”, informó el FMI en un comunicado. 

Desde el inicio de las protestas en nicaragua en 2018 en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega. De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la represión hacia la protesta dejó al menos 328 muertos.

“Los disturbios sociales y sus secuelas erosionaron la confianza y produjeron grandes salidas de capitales y depósitos bancarios, lo cual afectó negativamente a la actividad económica nicaragüense”, señaló el FMI.

Añadió que “consecuencia de las medidas tributarias adoptadas para contrarrestar en parte el colapso del ingreso fiscal y de financiamiento”, hubo un alza de los precios de 6.1% en 2019, en comparación con una inflación de 3.9% en 2018.