Por Luis Lozano

“Centroamérica fue totalmente oportunista, nosotros lo que siempre estamos viendo son oportunidades y de buenas a primeras nos aparece eso y nos pareció muy atractivo porque era consistente con la estrategia general de la compañía y era un negocio muy rentable”, afirma Carlos Ochoa, director de Finanzas de Crédito Real.

La empresa mexicana tiene presencia además en 5 países: Estados Unidos y, gracias a esa operación, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y Honduras, que actualmente representa un poco más que su negocio en Norteamérica, que ronda el 9%.

“Era una compañía de la que querían vender un porcentaje y nos pareció atractivo. No estábamos buscando algo en específico en la región; sin embargo hoy sabemos que si mantenemos el portafolio de 12 a 15% en CA nos va a ayudar mucho en términos de margen y de rentabilidad”, explicó.

Puedes leer: Grupo Monge, la pequeña tienda que se convirtió en un imperio centroamericano

En el último trimestre de 2019, la empresa reportó un crecimiento de la cartera de crédito de 10% en la región principalmente por la estabilización de la operación, especialmente en Costa Rica, así como una caída en el índice de morosidad a 4.8% desde el 6.1% en el cuarto trimestre de 2018, lo que propició la generación de utilidades por 5.8 millones de dólares, la mayor cifra en 3 años.

Y ante un posible panorama negativo en su país de origen, Crédito Real estima poder aprovechar su presencia en otras latitudes para mantener buenos resultados.

“Creemos que si existe una desaceleración más grande acá en México, las oportunidades de crecimiento perdidas de este lado las podemos compensar con oportunidades de crecimiento en otros lados”, afirmó.

Si bien al principio la operación resultó compleja, para 2019 la firma logró resultados positivos.

Uno de los principales desafíos que encontraron fue adaptarse a un sistema financiero diferente desde su estructura y con mayores limitaciones en el acceso a la información para el análisis de crédito que en su mercado de origen. Pero para ello buscaron el apoyo indicado.

“La parte más relevante es que no arrancamos solos nunca, siempre buscamos un socio, un operador que nos ayude con el proceso de aprendizaje, nos asociamos con él y a partir de ahí crecemos”, explicó.

A diferencia del mercado mexicano, donde suma 26 años de operación, en la parte media del continente Crédito Real no ofrece un producto de crédito con descuento vía nómina. No obstante, Centroamérica representa 1 de cada 5 clientes de la firma, con 186,890 personas usando sus servicios, según su último reporte de resultados entre octubre y diciembre de 2019.

Para 2025, la meta de la financiera es contar con al menos la mitad del mercado fuera de México, lo cual implica al menos duplicar su presencia en la región, a la par de la meta de aumentar año con año en 15% su cartera de crédito.